martes, 1 de febrero de 2011

Mother (Madeo)

Valoración: 8/10

    Mother
    Entre la madre y el monstruo


    Creo que es de recibo comenzar esta crítica diciendo que quien la redacta no es objetivo con el cine coreano. Es superior a mis fuerzas: Me entusiasma su desdén por los convencionalismos y el incuestionable sello estético que imprimen a todas sus producciones. No debo de ser el único porque en la última década la cinematografía de Corea del Sur ha ganado innumerables seguidores gracias a nombres como Park Chan-wook, Kim Ki-duk o el director que ahora nos ocupa, un Joon-ho Bong que con tan solo cuarenta años y tres brillantes largometrajes a sus espaldas es uno de los valores más destacados de todo el cine asiático.

    Como no podía ser de otro modo, su nueva película es un retrato de perdedores. El film nos presenta a una anónima mujer madura que regenta una pequeña herboristería al tiempo que cumple con sus deberes familiares como madre del tonto del pueblo. Por desgracia, evitar las majaderías de su hijo se convierte de repente en la menor de sus preocupaciones. El hallazgo del cadáver de una colegiala sitúa al vulnerable Do-Joon en el centro de todas las sospechas. Cuando éste es acusado del asesinato y detenido la sufrida protagonista hará todo lo posible por demostrar su inocencia hasta desenmascarar al verdadero culpable.

    Haciendo honor a su procedencia, Joon-ho Bong gusta de confundir e incluso subvertir los géneros cinematográficos. Si en The Host se sacaba de la manga una combinación imposible de Movie Monster y tragicomedia, aquí rueda un thriller policíaco que es al mismo tiempo un poderoso drama familiar con ciertas pinceladas de humor negro. Después de un comienzo pausado, el guión y sobre todo la habilidad del director para mostrarnos los diferentes puntos de vista de la trama van haciendo grande la película y enganchando al espectador en un laberinto de preguntas y giros argumentales resuelto en un final imprevisible.

    Una Inmensa Hye-ja Kim (insisto, inmensa) absorbe por completo la pantalla con su presencia. El director ha tenido que esperar varios años para poder trabajar con esta veterana de la comedia televisiva de su país pero una vez visto el resultado entendemos que su paciencia estaba justificada. Menos complejos pero también brillantes son los trabajos de Bin Won dando vida al alelado y desquiciante protagonista y de Jin Ku como su terrible pero leal amigo, otra cara bonita del cine coreano sorprendente en un papel en absoluto amable. En lo cinematográfico y la fotografía, el realizador sigue siendo intachable. Uno solo puede maravillarse ante escenas como la del accidente o el plano maravillosamente patético de la mujer danzando en mitad del trigo mientras la guitarra de Lee Byeong-woo le pone un excéntrico contrapunto sonoro.

    Aunque en ciertos momentos aparezca el surrealismo cómico propio del director -atención a la escena del campo de golf- el final de la película no lleva a equívoco. El amor maternal representado en el film va mucho más allá de la ética, sobrepasando todos los límites de lo aceptable. Hay algo de entrañable pero también de enfermizo en ese Do-Joon completamente dependiente de su progenitora y viceversa. En el fondo, ambos personajes son iguales y es el propio Do-Joon quien llega a esa conclusión en un breve momento de lucidez tras las rejas. ¿Dónde termina la madre y comienza el monstruo que desata la locura? Al igual que en Oldboy se utilizaba el truco de la hipnosis, aquí es la acupuntura la que proporciona a la protagonista la calma a falta de un desenlace feliz. De éste modo, la aguja termina el trabajo que el veneno no pudo.

    Joon-ho Bong vuelve a las andadas filmado un sólido drama como solamente él podía hacerlo, a través de una ironía desmedida que no renuncia a la intriga ni a la sorpresa. Rodada con la habitual brillantez del director, Mother es una obra que muchos han querido calificar de menor comparándola injustamente con esa joyita que es Memories of Murder pero aunque los paralelismos entre ambas son evidentes lo cierto es que éste trabajo no tiene nada que envidiarle a aquel noir alternativo. Da la impresión de que éste hombre puede absolutamente con todo, posiblemente también con la ciencia-ficción de su nuevo proyecto. De momento, otra película magnífica que añadir a una filmografía sin mácula.
Keichi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada