viernes, 4 de febrero de 2011

Los Extraños


Valoración: 5/10

    Bryan Bertino firma esta película, atípica dentro de lo que representa el cine de terror americano en los últimos tiempos.

    En ella se nos cuenta la historia de una pareja que pasa por un momento frágil dentro de la relación que los une. Ambos se encuentran en una casa un tanto alejada y solitaria, y una noche como cualquier otra, descubrirán que no están solos. Tres personajes con el rostro cubierto comienzan a acosarles y amenazan terminar con su vida si pierden en la carrera de la supervivencia.

    La pareja protagonista, interpretada por Liv Tyler y Scott Speedman, realizan unas actuaciones correctas dentro del escaso margen que el guión les permite, siendo este último a quien culpar por las lagunas que surgen sobre y entre los personajes principales.

    “Los Extraños”, dentro del género de terror se configura más como un film “de atmósfera” que como uno efectista o sangriento. Juega con los miedos más básicos, a ser observado, a que sea invadida la intimidad del hogar, al acoso homicida sin posibilidad de conseguir ayuda… En ello resulta bastante efectivo, por su ambientación y recursos.

    No obstante, y pese a una buena idea de partida y unas interpretaciones decentes, el conjunto de la película no termina de funcionar. Otros han sido los productos, de origen europeo, que han partido de la misma premisa y con mejores resultados, como fue el caso de “Ils”. En “Los Extraños”, los momentos de tensión son más puntuales y espaciados, provocando que el espectador se relaje, se distraiga e incluso se aburra, y por ello la atmósfera que a ratos consigue se termina dispersando en lugar de llevar un continuo crescendo.

    Un film que “pudo ser y no fue”, con un buen conjunto de ideas y una manera no del todo efectiva de llevarlas a cabo. Atractiva por lo diferente que resulta (sobre todo para quien no haya visto “Ils”) pero que para que resulte efectiva hay que limitarse a verla en una situación que facilite la empatía con lo que nos muestra, solos en casa, en el silencio de la noche… (con lo que limita su efectividad en cines, en reuniones de amigos y similares). Discreta y un tanto prescindible.
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada