viernes, 25 de febrero de 2011

Albert de Salvo, el estrangulador de Boston

Entre el 14 de junio de 1962 y el 4 de enero de 1964, hubo trece asesinatos por estrangulamiento en la ciudad de Boston. Todas las víctimas eran mujeres y en la mayoría de los casos habían sido violadas.

La primera víctima fue Anna Slesers, de 55 años. Fue estrangulada con el cordón de su bata. El agresor se esforzó en que la escena de crimen, el apartamento, diese la impresión de robo...

A las dos semanas fue asesinada Nina Nichols, de 68 años. La mujer había sido estrangulada con sus medias y tenía síntomas de haber sido asaltada sexualmente. El lugar del crimen presentaba un aspecto similar al de la primera víctima. Pero la Policía no cayó en esa trampa. Encontró varios objetos de valor en el suelo.

Ese mismo día, a unas quince millas, Helen Blake, de 65 años, encontró una muerte similar. Su apartamento también había sido "saqueado".

La policía hizo sonar la alarma advirtiendo a todas las mujeres en el área de Boston a cerrar con llave todas sus puertas.
El perfil de asesino que buscaban era: una persona con trastornos mentales, posiblemente con un complejo de Edipo o que odiase a su madre.

Mientras la investigación se llevaba a cabo, siguieron apareciendo más cadáveres. Entre otros, unas estudiantes de 20 y 30 años. En esta ocasión, el asesino dejó restos de semen en una alfombra cerca del cuerpo, y una vecina afirmó haber visto un hombre extraño en el edificio, que describió así: de unos 30 años, estatura media, pelo ondulado, chaqueta oscura y pantalón verde oscuro de trabajo.

Al poco tiempo, la policía encontró un nuevo cadáver con 22 puñaladas, además del estrangulamiento típico, pero no mostraba signos de violación. El cuchillo de la agresión fue hallado en la cocina.

Ante la desesperación por la falta de pruebas, El Fiscal General de Boston acudió a Peter Hurkos (nombre falso), con capacidades de videncia, en 1961.

Se le reconoció a Hurkos ciertos poderes al facilitar datos concretos sobre algunos de los crímenes, que no se habían filtrado.

Así que, tras ganarse la confianza de los investigadores, el vidente les dijo que detuvieran a un fetichista, Thomas O´Brian, como el presunto homicida múltiple. Estos lo hicieron. Y aunque Hurkos dio detalles precisos resultó no ser el asesino.

Un día, una mujer dio la alertó a la policía porque un hombre acababa de entrar en su casa y al ver que su marido también se encontraba allí, había huído corriendo. La descripción coincidía con el hombre que buscaban, y al poco tiempo Albert DeSalvo, El Estrangulador de Boston, fue detenido.

DeSalvo era un hombre de 29 años, casado, con dos hijos y trabajaba como empleado en una fábrica de caucho. Nació en Chelsea, Massachusetts, el 3 de septiembre de 1931.
Sus padres, Frank y Charlotte tenían otros cinco hijos. Su padre era un hombre gravemente abusivo que regularmente pegó a su esposa y niños. Pronto Albert se convirtió en un pequeño delincuente, y fu arrestado más de una vez.
Su madre volvió a casarse y prefirió dejar al joven delincuente de lado para no tener problemas en su nueva relación.
Cuando estuvo en edad, Albert se alistó en el ejército, y en Alemania conoció a su esposa, Irmgard Beck, una mujer atractiva de una familia respetable.
Cuando tuvieron su primer hijo, la mujer tuvo tantos problemas en el parto que le aterraban las relaciones sexuales, cosa que enojaba a DeSalvo, cuyo apetito sexual era anormalmente voraz.
Confesó que no recordaba haber cometido ningún crimen.

Un psiquiatra que colaboraba con la policía, James A. Brussels, llegó a hablar de esquizofrenia, una ruptura de la personalidad.
DeSalvo fue condenado a cadena perpetua en 1966, pero en 1973 murió tras ser apuñalado por un compañero de celda en el psiquiátrico penitenciario.

Tiene todas las características de un asesino en serie: varón, que ataca normalmente a mujeres, introspectivo, timido, reservado, agradable, solitario, ordenado y meticuloso.

Hoy en día todo el mundo se pregunta: ¿QUIÉN ES EL ESTRANGULADOR DE BOSTON? porque décadas después, un obrero se confiesa culpable de los asesinatos. Con la mejora de la ciencia génética surgen las dudas.... ¿podría estar libre el estrangulador de Boston?
May

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada