viernes, 28 de enero de 2011

Suspense (The Innocents)


Valoración: 9/10

    “Suspense”, el film de 1961, dirigido por Jack Clayton y todo un clásico del terror, resulta ser la más fiel e inspirada adaptación de las (múltiples) realizadas hasta la fecha de la inspirada novela de Henry James “Otra vuelta de Tuerca”, la pluma de Truman Capote en el guión y las arrebatadoras interpretaciones hacen de ella un clásico irrepetible.

    La historia mil veces contada (solo que en esta ocasión, bien contada) nos narra cómo una institutriz (Deborah Kerr) llega a una casa victoriana para hacerse cargo de unos niños aparentemente adorables. Pronto tendrá que hacer frente al oscuro pasado que rodea la vida de estos niños, descubre cómo sus anteriores compañeros de juegos, unos criados, murieron en trágicas circunstancias… averigua que los niños aún pueden verlos y deduce que la influencia del más allá no es nada positiva… ¿o acaso es todo un turbio juego de su puritana mente?

    Todo es loable en esta producción, desde su cuidada adaptación hasta su refinada estética que el blanco y negro de la época dota aún de más elegancia.

    Deborah Kerr está irrepetible encarnando a esta institutriz mil veces vista en el cine (y cuya encarnación desde entonces ha sido totalmente olvidable, salvando por mi parte quizás únicamente a Sadie Frost en “El Celo” otra adaptación de la misma novela bastante aceptable) al igual que los niños, sobre todo Miles, que borda un infante que no sólo consigue el escalofrío de su institutriz, sino también del espectador.

    Varias son las escenas de la película que quedan grabadas en la retina y mente de la audiencia, pero sobre todas ellas destaca el recitado de un poema (diabólico en sus labios) que realiza el niño, hipnotizando al reparto y arrastrándolo a las tinieblas, a su propia oscuridad.

    Otro punto muy a destacar de la producción es el respeto formal a la duda razonable que representa la médula espinal de la novela… ¿es real lo que ocurre?¿está acaso en la mente de su protagonista? Otras adaptaciones se han decantado de una un otra forma hacia una respuesta clara, esta película deja al espectador sacar sus conclusiones, y como muchas veces ocurre en este tipo de películas la duda es más aterradora que la obviedad.

    Un clásico a reivindicar y a no dejar ubicarse en el olvido. Altamente recomendable.
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada