lunes, 31 de enero de 2011

Sauna


Valoración: 8/10

    El director finlandés Antti-Jussi Amila nos transporta en esta su segunda película al siglo XVI, para sumergirnos en un frío mundo de post-guerra, pleno de dolor…

    Su argumento se centra en la figura de dos hermanos, Knut y Erik, encargados, junto a otros soldados, del trazado de fronteras una vez finalizada la guerra entre Rusia y Suecia. Muchas son las atrocidades cometidas durante el período bélico, pero no serán las últimas a cargo de esta pareja de hermanos… tras ellos queda un rastro de crueldad. Su viaje les conducirá a un pueblo fronterizo, olvidado, que ni figura en los mapas. Allí encontrarán peculiares habitantes, peculiar ambiente y un oscuro pasado. Junto a él, hallarán una siniestra Sauna de piedra… de la que las leyendas locales dicen que puede lavar los pecados del cuerpo y del alma. La culpa, lo real y lo sobrenatural confluirán en este entorno, se masca la tragedia…

    Nos encontramos ante un film atípico, metafórico y complejo. Se aleja en sus formas y contenido del cine de terror al que actualmente estamos acostumbrados y se acerca más a un cine de autor, de arte y ensayo, donde prima más el contenido ideológico que el espanto visual infligido al espectador.

    Muchas son, a mi modo de ver, las virtudes de esta película. Entre ellas destacaría sobre todas las demás la labor interpretativa de sus dos protagonistas, que resulta a ratos verdaderamente escalofriante, así como la fotografía de Henri Blomberg, su modo de mostrarnos los desolados parajes y la más densa oscuridad cubierta de la más pálida nieve, tiene un gran mérito y consigue una ambientación que dota al film de una inusitada elegancia.

    Otros aspectos destacables de esta producción son el diseño de las criaturas y apariciones, su música a cargo de Panu Aaltio y su analítica, en clave sobrenatural de la culpa, de la crueldad… ¿qué es peor?¿ser atroz uno mismo?¿o permitir que quien está a nuestro lado lo sea y no intervenir?... muchas son las preguntas que formula esta película escondidas entre miradas, entre leyendas, bajo palabras entredichas…

    En conclusión, si una palabra define la película “Sauna” es ELEGANCIA, un film refinado, de impecables formas y poético fondo… Eso sí, en honor a la verdad diremos que estamos ante un producto complejo, bastante complejo, no apto para todos los paladares, pero más que recomendable para aquellos buscadores de novedades y proyectos arriesgados dentro del cine fantástico y de terror con contenidos.
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada