martes, 18 de enero de 2011

La Brújula Dorada (The Golden Compass)

Valoración: 5/10

    Tras los rotundos éxitos de las sagas fantásticas “El Señor de los Anillos” o “Las Crónicas de Narnia” llegó “La brújula dorada” esperando beneficiarse del filón mas ubicándose a años luz en calidad de sus predecesoras.

    La película nos cuenta la historia de Lyra Belacqua, una niña de 12 años que vive en un mundo donde la magia es cotidiana, donde se sabe de la existencia de otras realidades, otros mundos, otras dimensiones interconectadas entre sí. En el mundo de Lyra, el alma humana no reside dentro del cuerpo, sino que va junto a él en forma de animal cambiante. Lyra, y su alma compañera se embarcan en una trepidante aventura cuando el gobierno (el Magisterium) comienza a manipular a la población, secuestrar a niños para lúgubres experimentos y entre ellos se encuentra uno de los amigos de la niña. Comienza entonces un gran viaje y en él encuentra a los más increíbles compañeros en los más increíbles parajes.

    Las principales fortalezas de la película se asientan sobre dos pilares capitales, su aspecto visual (ganó incluso el oscar a los mejores efectos visuales frente a candidatas como “Transformers” o “Piratas del Caribe”), con sus cuidadas criaturas, parajes fantásticos… y el personaje de Nicole Kidman, una villana estupendamente interpretada que la aleja de su registro habitual para aterrorizar a los más pequeños.

    En su contra juega lo gratuito de la narración. Bien es cierto que en este tipo de películas dirigidas al público infantil todo ocurre “porque sí”, pues en “La brújula dorada” no sólo ocurren las cosas “porque sí”, sino que apenas hay explicación alguna de cómo salta de una situación a otra, de un lugar a otro… provoca sensación de pérdida, todo es en exceso gratuito. Igualmente me ha desagradado la forma en que se corta la película, su final, que no resulta el final de una etapa, sino que se trata de un corte radical en el relato, dejando al espectador con una sensación en absoluto agradable de haberse quedado a medias, un tanto estafado… está claro que está pensada como una saga, pero debiera como otras ir cortándose por etapas argumentales, no con cortes radicales (que parecen más debido al metraje, presupuesto, o lo que sea que por la coherencia de la historia).
    En resumen, agradable para pasar el rato pero bastante prescindible.
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada