jueves, 24 de marzo de 2011

RavenHeart en Venecia

Venecia, la decadente y hermosa Venecia... Hace un tiempo varios miembros de la Web 
nos desplazamos a este mágico lugar, nos empapamos de su esencia, nos perdimos por sus infinitos canales...
  
Venecia, la ciudad semi sumergida, uno de los lugares más mágicos y románticos de la Tierra, a la vez que más oscuros, decadentes... un paraíso para las almas errantes.

Varios miembros de esta Web disfrutamos de unos días de evasión en un palazzo del siglo XV en el Gran Canal dejando que la magia de la urbe se mezclara con nuestros espíritus para no abandonarlos jamás.

Hermosa y bulliciosa de día, plena de turistas, puestos de máscaras y disfraces por doquier. Rostros de escayola observándonos tras cada escaparate con sus muecas divertidas, trágicas o siniestras. Música tras cada esquina, espectáculos y arte por doquier...

Imprescindible por la noche, cuando el turismo se silencia, cuando son pocos los seres que se aventuran por sus callejuelas... sólo el ulular de las aguas llega al oído del caminante nocturno, sólo la tenue neblina a ras de suelo es su acompañante... una sensación hipnótica e irrepetible que bien hace sentir al visitante fuera del tiempo, fuera de la vida. Y tras las esquinas, notas de ópera y antiguas cantinelas que terminan de hacer germinar el hechizo.

Ciudad hermosa, inspiradora de grandes artistas, como Victoria Francés cuya visión melancólica y opulenta de la ciudad compartimos. Ciudad maldita, agonizante, poseída por una enfermedad incurable que lentamente va mermando su existencia, quizá en ello resida su belleza, quizá por ello sea tan bienamada por los amantes de lo oscuro, del ayer, aquellos que adoran esconderse bajo una capa negra, tras un deforme antifaz y reptar por sus aguas turbias a bordo de una góndola azabache reconociéndose poetas en un lugar donde la poesía lo es todo, donde el arte, la oscuridad y la muerte tejen la belleza.

Os dejamos con una reflexión escrita a media noche, bajo el resplandor de la luna llena reflejada en el Gran Canal, desde el alféizar de la ventana del palazzo... así como el video filmado en nuestra visita y montado por Stuart, esperamos que sea de vuestro agrado y que nos dejéis vuestros comentarios.

"Serenísima dama, oscura, misteriosa... Mascarada que oculta tras galas de la más opulenta belleza el secreto de lo inexplorado, el secreto más allá del silencio. Dama Venecia, ninfa de las aguas, señora del silencio, reina del disfraz...
¿Podrá engañar tu máscara de eterno carnaval al seguro destino que mella una a una tus facciones con la más clara de las decadencias, con la más callada y lenta de las muertes condenándote a ser una nueva Atlántida?
Sonríe, dama serenísima, sonríe desafiante a un mundo que no puede sino rendirse a la belleza de la decadencia, tu decadencia, tu poder, tu hechizo. Hermosa dama Venecia, edén de la raza nocturna, paraíso de amantes de lo oscuro, del ayer...Sonríe, Venecia, pues en tu muerte, bella Ofelia, está tu poder"

- A ti, Venecia, que en tu negrura
recuerdas a un necio que los sueños aún pueden cumplirse.
A ti, Venecia, que en tu silencio
recuerdas a un loco que aún queda un lugar para la paz –
- Enoch-


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada