jueves, 24 de marzo de 2011

El Verano de los Tiburones


En el verano de 1916 se produjeron en las costas de Nueva Jersey diversos ataques de tiburon que provocaron varias victimas mortales, algunos de ellos fueron en un rio a varios kilometros del mar...trágicos acontecimientos que inspiraron la novela de Peter Benchley y el clásico del cine "Tiburón", el nacimiento de esta terrorífica leyenda de los mares.

A principios del siglo XX se puso se moda ir a la playa para bañarse, mucha gente se desplazaba para combatir el calor, especialmente en el verano de 1916 cuando a la costa este de estados Unidos llego una ola de calor.

El 1 de julio de 1916 en la bahía de Beach Haven, Nueva Jersey, la gente que nadaba vio a un joven bañista que nadaba cerca de la orilla y que parecía tener problemas el joven era Charles Vansant. Fue ayudado por otros bañistas que lo sacaron del agua, se dieron cuenta de que tenía varias heridas graves, había sido atacado por un tiburón, un ataque producido en una zona de menos de metro y medio de profundidad. Charles murió dos horas después desangrado.
El 6 de julio Charles Bruder fue también atacado a poca distancia de la costa en Spring Lake, Nueva Jersey, varios kilómetros al norte de Beach Haven, aunque al igual que Charles Vansant también fue ayudado por otros bañistas, le tuvieron que amputar ambas piernas por debajo de la rodilla, pero también murió pocas horas después.
Los periódicos publicaron en primera plana el suceso culpando a un tiburón, en el caso de Vasant se le hecho la culpa a “un gran pez”.
El 8 de julio un socorrista que remaba en un vote tuvo un encuentro con un tiburón al que logro ahuyentar golpeándolo con un remo en Asbury Park, esa misma tarde en la Bahía de Nueva York un policía disparo varias veces contra un tiburón que se acercaba a unos bañistas, no lo mató, pero consiguió ahuyentarlo.

El 11 de julio tuvo lugar el primero de los ataques mas extraños, un niño de 14 años, Rennie Cartan, que estaba nadando en una poza del río Matawan con sus amigos sufrió arañazos provocados por lo que el describió como un enorme pez. El 12 de julio, Thomas Cottrell, ex capitán de barco jubilado de 58 años, cruzaba el Matawan por un puente de tranvías, cuando vio a un tiburón avanzar lentamente río arriba, en dirección al pueblo. El ex capitán intentó alertar a la población, sin que nadie le creyera, todo el mundo pensó que iba borracho, por lo que comenzó a recorrer el río en su lancha de motor Skud, tratando de poner sobre aviso a los bañistas. Aproximadamente a las 2 de la tarde del mismo día, Lester Stilwell, un niño epiléptico de 12 años, nadaba junto a otros niños en la poza cuando fue arrastrado bajo el agua por un tiburón. Los demás niños salieron corriendo del agua pidiendo ayuda, y se reunió una muchedumbre de curiosos y familiares en el lugar. Muchos de los presentes creían que el niño se había ahogado tras un ataque de epilepsia, y no que había sido víctima de algún depredador. Se formó un grupo de rescate para recuperar el cuerpo y se puso una barrera de alambre para evitar que la corriente se llevara el cuerpo del niño. En el grupo de rescate se encontraba Stanley Fisher, sastre corpulento de 24 años, luego de varias zambullidas, Fisher fue atacado varias veces por el tiburón, que lo arrastró a la parte más profunda del río. Al final logró soltarse por sí mismo, y fue trasladado al Hospital Mounmouth Memorial, de Long Branch, en el que murió pocas horas después. A pesar de la barrera de alambre el tiburón escapó. El resto de personas que habían sido testigo del suceso intentaron perseguirlo para matarlo utilizando dinamita y escopetas sin lograr ningún resultado. Ese día fue atacado también Joseph Dunn, un joven neoyorquino, mientras nadaba en el Matawan con su hermano y un amigo. En esta ocasión la víctima sobrevivió, gracias a la ayuda oportuna de Cottrell, quien recorría el río en la Skud junto al abogado de Matawan, Jacob Lefferts. El alcalde de Matawan ofreció entonces una recompensa de 100 dólares a quien lograra matar al tiburón. La madrugada del 14 de julio fue encontrado el cuerpo medio devorado de Lester Stilwell en el río. Los sucesos hicieron cundir el pánico en las playas cercanas y los hoteles se quedaran vacíos, hundiendo a las ciudades costeras en una crisis económica.



Los ataques en Matawan habían sido ampliamente difundidos por los periódicos de todo el país, por lo que fueron muchas las personas que se lanzaron a la mar buscando al "devorador de hombres" para obtener la recompensa. Los cientos de tiburones capturados eran abiertos en los muelles para comprobar la existencia de restos humanos, sin ningún resultado. El entonces Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, encargó al Secretario del Tesoro, William Gibbs McAdoo, que emprendiera una campaña para exterminar a todos los tiburones de las costas de Nueva Jersey, una "guerra contra los tiburones", aunque esta ambiciosa empresa fracasó.
El 14 de julio, a primera hora de la mañana, el taxidermista neoyorquino Michael Schleisser, en compañía de su amigo Johh Murphy, mató con un remo a una hembra de tiburón blanco de 2,30 m de longitud y 160 Kg. de peso, en una pequeña lancha de sólo 2.40 m de eslora, frente a la costa de South Amboy. El tiburón había sido atrapado por accidente mientras los hombres pescaban con red en la Bahía Raritan. En su estómago se encontró un montón de carne y huesos, supuestamente humanos, de alrededor de 7 Kg. de peso, por lo que se concluyó que este ejemplar era el causante de los ataques, pero después de que un experto, Frederic Lucas, director del museo de historia natural de Nueva York, analizara los restos encontrados en el tiburón puesto que los huesos encontrados en su interior, aunque humanos, no eran de las víctimas del río sino probablemente de un hombre que se había ahogado y cuyo cuerpo había sido devorado luego por el tiburón en el mar. A pesar de todo, varios especialistas independientes determinaron que entre los huesos encontrados estaban la tibia de un muchacho, de 28 cm. de largo, probablemente de Lester Stilwell, y un fragmento de costilla perteneciente a un hombre joven, quizás de Charles Bruder. Aún se debate la veracidad de ambas conclusiones.

En 2002 el explorador submarino Fabien Costeau, nieto de Jacques Costeau y originario de Nueva York, aseguró, tras una serie de investigaciones financiadas por National Geographic, que probablemente los ataques en el mar en 1916 habían sido provocados por tiburones blancos, pero sin duda los ataques en Matawan eran obra de tiburones toro, teoría confirmada al analizar el nivel de salinidad del río, y comprobar que era mucho más bajo que el necesario para la supervivencia del gran blanco, incluso durante la marea alta. El cuerpo del tiburón blanco necesita que haya dentro de su cuerpo una determinada cantidad de sal, si un gran blanco entrara en un río la sal de su cuerpo se diluye por osmosis, al faltar sal las células se expanden llegando incluso a explotar, el cuerpo del tiburón se hincharía y acabaría muriendo en pocas horas, en cambio un tiburón toro seguiría nadando, pues dispone de una glándula cerca de la cola que se cierra para evitar la perdida de sal, mientras que sus riñones reutilizan la que ya tiene, por que puede nadar tanto en agua dulce como salada. Para confirmar su teoría Fabien viajo también a la India donde en el rió Ganges también se producen a día de hoy ataques a personas, principalmente pescadores y en aguas poco profundas, la mayoría de los supervivientes estaban en zonas de apenas un metro cuando fueron atacados, aunque no consiguió ver en aguas del Ganges ningún tiburón toro debido en parte a sus aguas turbias.

Aun así el resto de pruebas parece confirmar que un tiburón toro fue el responsable de los ataques en el río Matawan.

Estos ataques inspiraron a Peter Bencheley para su novela “Jaws”(Tiburón) en 1974 y que fue adaptada al cine al año siguiente, aunque tanto el libro como la película contienen muchos datos incorrectos acerca del comportamiento del tiburón blanco, mitos originados por el desconocimiento que se tenía de esta especie en aquella época. Aun así todo parece indicar que todo lo que creemos saber acerca del mar y sus habitantes nunca es suficiente y siempre nos sorprenden. "

- Dark_Idril-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada