martes, 15 de marzo de 2011

Joel David Rifkin


Joel David Rifkin nació el 20 de enero de 1959, sus padres eran unos adolescentes que lo dieron en adopción cuando tenía 3 meses. Sus nuevos padres, Bernard y Jeanne, tres años más tarde de adoptarlo, en enero de 1962, también adoptan una niña.

Joel David Rifkin tenía un carácter muy reservado, solitario y siempre fue el centro de las bromas de sus compañeros de clase, además padecía dislexia, hecho que aún lo acomplejaba más. Joel y su madre, mantenían una muy buena relación, los dos disfrutaban de la fotografía, la artesanía y la jardinería.

En 1977, se graduó e intentó encontrar trabajo pero durante varios años no pudo conservar ninguno. Las causas eran la higiene, las ausencias y la ineptitud.

En febrero de 1987, su padre decide suicidarse tomando barbitúricos, víctima de un cáncer de próstata y de un enfisema a causa del tabaco. Murió tras 4 días en coma. Fue un golpe muy duro para Joel. Su desequilibrio le hizo empezar a relacionarse con prostitutas.

Tiempo después empieza a interesarse por escritos de asesinos en serie y su perturbada mente empieza a empaparse con los actos criminales y es aquí cuando empieza a imitar a sus "héroes".
En 1989, recoge una joven prostituta drogadicta a la que acompaña a comprar droga y luego mantienen una relación sexual bastante mediocre. Joel acaba golpeándola y la tira al asiento de atrás de su coche, la lleva a su casa pero al cogerla ella se defiende y le araña, él furioso, la estrangula.
Limpia todo, la mete en la cama y duermen varias horas. Al despertar la traslada al sótano y la desmiembra. La cabeza la mete en un tarro de pintura y los trozos en bolsas de basura, por otro lado separa la piel de las yemas de los dedos y le arranca los dientes con unos alicates. Mete todas las bolsas en el coche de su madre y mientras viaja por Manhattan va tirando los trozos de cuerpo.

Un tiempo después, en un campo de golf encuentran la cabeza de la chica pero nunca pudieron identificarla. El caso de Susie se pudo resolver porque Rifkin confesó en 1993.

En 1990, se lleva a su casa a otra prostituta llamada Julia a la cual después de pasar la noche con ella, la asesina, viola su cadáver y la descuartiza. Los trozos de la chica los va metiendo en cajas y cubriéndolos con cemento para más tarde, irlos esparciendo por la ciudad.
El 13 de julio de 1991 asesina a Barbara Jacobs, la estrangula, la mete en una bolsa de plástico y luego dobla su cuerpo para que quepa en una caja de cartón. Su cuerpo es encontrado en el río Hudson el 14 de julio del mismo año.
El 1 de septiembre de 1991 mata a Mary Ellen De Luca, otra prostituta drogadicta. Le preguntó a Mary si quería morir y ella dijo que sí, así que la estranguló sin oposición. Fue encontrada el 1 de octubre pero no pudo ser identificada hasta que Rifkin confesó en 1993.
El 26 de diciembre de 1991, asesina a Lorraine Orvieto, también prostituta drogadicta y con sida. Fue encontrada el 11 de julio de 1992.

A Iris Sánchez, muerta en 1992, la escondió bajo un colchón.
El 25 de mayo de 1992 mata a Anna López y la tira en el bosque de Brewster. Es encontrada al día siguiente.
El 16 de noviembre de 1992 mata a Jenny Soto, quién se defendió arañando a Rifkin en la cara y éste le rompió el cuello.
El 27 de febrero de 1993, mato a Leah Evens. Después de matarla, la llevó a Northampton y la enterró. El 9 de mayo del mismo año es encontrada ya que una mano marchitada salía de la tierra.

El 28 de junio de 1993, Joel fue detenido por la policía por exceso de velocidad, además la camioneta no tenía placas. Tenía 34 años. Al acercarse, los policías, a la parte posterior de la camioneta de Rifkin, descubren algo envuelto en plástico y atado con cuerdas, era un cuerpo de mujer en estado de descomposición. El 28 de junio de 1993 confiesa 17 asesinatos. Rifkin no mostraba emociones al contar los asesinatos y además las mujeres eran números para él. No opuso ninguna resistencia a contar como había matado a las chicas y de dónde se encontraban sus cuerpos o parte de ellos. Con el permiso de su madre registraron la habitación de Joel y allí encontraron docenas de carnets de conducir, una cadena con sangre humana, fotos de varias mujeres sin identificar, ropa femenina maquillaje y joyas. También registraron el garaje donde encontraron bragas manchadas de sangre y una sierra mecánica con trozos de carne humana.

Se declaró inocente pero fue condenado a 203 años de prisión, condena que cumple en una prisión correccional de Nueva York.
-May- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada