martes, 15 de marzo de 2011

Washinghton Irvin, creador de la Leyenda de Sleepy Hollow


"Sleepy Hollow" es uno de los relatos más populares dentro de la cultura literaria gótica, así como su adaptación al cine a manos del director de culto Tim Burton, pero ¿dónde y a manos de quién nace esta leyenda?.

Cuando apareció en 1809 «Historia de Nueva York de Diedrich Knickerbocker», recopilación de las crónicas históricas publicadas en el neoyorquino Morning Chronicle por el escritor norteamericano Washington Irving (1783-1859), en Europa no se tenía noticia todavía de la existencia de una literatura norteamericana. Poco después, Walter Scott, Balzac y Byron saludarían con gran entusiasmo la obra inaugurual de un autor, y de una literatura, de cuyo magisterio se declararían deudores posteriormente escritores como Poe o el poeta Walt Whitman. En 1832 Irving viaja a Europa y presenta sus cartas credenciales como diplomático ante la reina Isabel II de España. Ese mismo año publica su famosa Alhambra («Cuentos y leyendas de la Alhambra»), recreación de tradiciones arabigoandaluzas en las que la imaginación del estudioso aúna acontecimientos históricos con episodios sobrenaturales.

Se han reunido en este volumen los mejores y más representativos cuentos que Washington Irving aportó a la literatura fantástica: «Rip van Winkle», el hombre que quedó suspendido en el tiempo durante varios años; «La leyenda de Sleepy Hollow», la historia de un jinete sin cabeza que aterroriza a una tranquila población rural (pertenecientes a su magna obra The Sketch Book, 1920); «Leyenda de la rosa de la Alhambra» y «La aventura de mi tío» (extraídos éstos de la citada Alhambra); «El espectro del novio», inspirado en una leyenda alemana, o «La aventura del estudiante alemán», un cuento ambientado en los días de la Revolución Francesa (que inspiró a Gautier el relato «La muerta enamorada»), son algunos de los cuentos que forman parte de esta antología.

Una de sus obras más pintorescas y conocidas, La Leyenda de Sleepy Hollow, fue trasladada a la gran pantalla de la mano del excéntrico y gótico director Tim Burton en 1998. Claro está, con la variante tétrica que dicho director siempre le pone a sus películas y variando tanto la historia original como las relaciones que se crean entre sus personajes a lo largo de la trama."

- Nimue - 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada