martes, 2 de noviembre de 2010

Al final de la escalera (The Changelling)

  Valoración 10/10

THE CHANGELING (Al Final de la Escalera-1979) está considerada como una de las más efectivas películas de terror jamás hechas. A ello contribuye sin duda la sumatoria de todos los rubros (técnicos y artísticos) y por cierto el buen gusto implementado en general. Aquí no hay excesivo gore, no tenemos efectos especiales, nada de CGI, no hay adolescentes aterrorizados por asesinos seriales, no hay sustos previsibles, no se deja espacio para secuelas... en cambio, afortunadamente, tenemos la historia de una casa encantada, un misterio con muchas vueltas, del que se dejan entrever algunas pistas a medida que se desarrolla la película y que no se revela hasta bien cerca del final. Hay elementos morbosos, como una silla de ruedas en miniatura, que con seguridad perteneció a una criatura, hay hallazgos macabros en la buhardilla y una intriga proveniente de muchos años atrás; a esto hay que añadirle ruidos extraños, susurros, puertas que se azotan, escaleras en llamas y una espeluznante casa que con su sola vista panorámica promueve mil y un estremecimientos.
 
    La película está protagonizada por un excelente actor llamado George C. Scott. En el momento de filmarla, ya estaba considerado como una de las más importantes estrellas de Hollywood, mercede a PATTON (1970) filme en el que encaró con gran acierto a uno militares más controvertidos de la II Guerra Mundial, George Patton. Scott, fallecido hace muy poco tiempo, tuvo interesantes incursiones en el cine de terror: a una versión de THE MURDERS IN THE RUE MORGUE (Los Asesinatos en la Calle Morgue-1986) habría que agregarle la notable THE EXORCIST III (El Exorcista III-1990) en la que encarnaba al Teniente Kinderman (personaje interpretado por Lee J. Cobb en la película original). Su presencia en Al Final... otorga a la película momentos de gran nivel y credibilidad, lo mismo que las apariciones del anciano Melvyn Douglas, veterano del Hollywood de los años '30, que terminó su carrera con una entretenida película de fantasmas llamada GHOST STORY (Historias de Fantasmas-1981).

 
    Al Final... es el correcto ejemplo cinematográfico de relato de fantasmas y casa encantada. No tiene nada que ver con los pirotécnicos remakes que intentan promoverse como ejemplos del género, como por ejemplo THE HAUNTING (La Maldición-1999) y HOUSE ON HAUNTED HILL (La Casa de la Montaña Embrujada-1999). Su calidad se traduce no solo en la fotografía, las excelsas intervenciones musicales y el en general sugerente ambiente que se respira a lo largo de sus casi dos horas de metraje, sino también en el interés con el que se sigue la historia, la lentitud con la que avanza, los instantes de emoción que provocan sus golpes (como dije antes, nada de efectos sangrientos o de gore); por supuesto en esta película hay apariciones fantasmales, una sesión espiritista y hasta un asesinato, pero estas no son presentadas a la manera de las películas actuales, por ejemplo con profusión de monstruos animados o suculencias varias. Esto se llama buen gusto y su responsable es, en gran medida, el director de origen húngaro Peter Medak. Desafortunadamente, quien en 1980 prometía convertirse en uno de los directores más notables merced a nuestra película, luego transitó una carrera opaca, rescatada quizás por ROMEO IS BLEEDING (Al Filo del Abismo-1994) y decididamente se deslució últimamente con una estúpida remake titulada THE HUNCHBACK (1997), sobre tema original de Victor Hugo y con SPECIES II (Especies II).

Nimue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada