jueves, 2 de diciembre de 2010

El Territorio de la Bestia (Rogue)

Valoración: 7/10

    Tras el éxito y reconocimiento obtenido por “Wolf Creek”, el director australiano Greg Mclean vuelve a ponerse tras las cámaras para contarnos una historia radicalmente distinta, aunque una vez más, sin salir de su país de origen. Ahora el asesino no es un ser humano cruel y demente, sino algo aún más feroz y letal, un enorme cocodrilo…

    Nos cuenta la historia de Pete (Michael Vartan), un periodista encargado de escribir artículos sobre localizaciones turísticas, que se embarca en un barco de recreo a cargo de la guía Kate (Radha Mitchell) para recorrer los ríos de un parque natural australiano junto a un nutrido grupo de variopintos turistas prestos a pasar un buen rato viendo a los cocodrilos de la zona desde la seguridad de la embarcación.
    Pero poco les dura la tranquilidad, durante el recorrido son embestidos por un descomunal cocodrilo y quedan varados en una isla, totalmente aislados y lejos de la civilización. Pero la marea comienza a subir…

    A priori, una película de estas características y temática resulta muy poco atractiva, el espectador piensa que se le va a ofrecer “otra tontería más sobre cocodrilos”… pero nada más lejos de la realidad, Greg Mclean ha conseguido dar la vuelta al tópico con su película. Para ello cuenta con varias bazas. La primera de ellas es sin duda el espectacular entorno donde está rodada la película, el parque natural captura los sentidos del espectador desde los primeros planos del film. La elección de aquellos que componen el grupo de turistas es también acertada, diversos tipos de personajes y caracteres que hacen que el espectador pueda empatizar con unos u otros y desear que unos caigan antes que otros en las fauces de la bestia, ayuda enormemente a meterse en la historia y sufrir con sus protagonistas. Los efectos visuales están bastante bien realizados y las interpretaciones aderezan la credibilidad del conjunto. Sin duda es un angustioso viaje que merece la pena realizar.

    Si algo puede decirse en su contra es que, pese a desmarcarse totalmente de películas del mismo estilo es innegable que pierde un poco de fuelle al acercarse la historia a su final, tras lo acontecido en la isla en la que encallan. Ahí el film cede un tanto al tópico y lo comercial… una lástima.
    De todas las maneras, es la primera película de “monstruo acuático” que merece la pena en bastante tiempo, y eso ya es todo un logro. Recomendable para pasar un mal rato.
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada