miércoles, 9 de noviembre de 2011

Evan (V)


Jane se aprieta contra mi pecho con fuerza, con el cuerpo tembloroso y el corazón latiéndole desaforadamente.
Le ofrezco mi calor mientras la tranquilizo con suaves susurros al oído, cierro los ojos embriagándome con su aroma... huele a rosas y jazmín.
Su piel es suave, aun fría y mojada. Le tomo la nuca con ambas manos, es evidente que sobran las palabras… no puedo mas que besarla una y otra vez..

Rozo mis labios contra los suyos y la sensación solo puede compararse con el paraíso. Gimo contra su boca cuando mi lengua se enreda con la suya. Me devuelve las caricias apasionada, y me estremezo cuando sus dedos se introducen curiosos por mi espalda, buscando hueco por debajo de mi jersey....Enredo mis dedos en sus cabellos de satén.. la temperatura aumenta por momentos... y el imperioso deseo de sentir su piel desnuda bajo la mía, me hace tomarla por las muñecas ordenándole suavemente un –ven-.. y cabalgándola en la BMW…

Cubro su empapado cuerpo con la enorme chupa. Está tan graciosa con ella que no puedo mas que sonreír… levanto las gruesas solapas para protegerla del viento y ella se deja hacer en silencio, aunque sus tentadores y rosados labios se curvan hacia arriba igual que los míos.

-         te queda perfecta!- sentencio divertido.

Ella deja de temblar confortada en la calidez del cuero y me pregunta con curiosidad.

- Cual es tu nombre, cazador?. Por que es evidente que me has cazado!-

Levanta las manos en señal de rendición y se ríe de nuevo, ajena a que tan solo ese gesto es capaz de hacerme perder la cordura.

-Evan, me llamo Evan

A punto de cometer la mayor imprudencia de mi vida, con sus brazos firmemente sujetos a mi cintura y sus dedos posados inocentemente en mi entrepierna, me dirijo a velocidad de vértigo hacia mi guarida..
Arduo esfuerzo el controlar mi lívido y no detener la moto aquí mismo para hacerla mía, pero deseo otro escenario para ella, uno donde no haya límites para dejarse llevar, donde pueda hacerle el amor durante horas y sentir sus orgasmos en mi piel sin los indiscretos ojos y oídos de nadie..

La lluvia amaina de intensidad dándonos tregua en la carrera… ella se refugia del viento con la cabeza pegada a mi espalda, permitiéndome sentir sus latidos retumbando acelerados en su pecho, como si fuera en el mío propio.

Mi cuerpo reacciona a su cercanía de una forma que jamás había experimentado... el simple desahogo que significaba para mi el sexo, con ella adquiere una magnitud insospechada…

La tomo de la mano ayudándola a bajar y corremos hacia el portal, justo a tiempo antes que el cielo nos obsequie de nuevo con otro aguacero.

Nos recibe la acogedora penumbra de la casa y por fin doy libertad a mis instintos desnudándola allí mismo.
Con impaciente delicadeza, la chupa cae a nuestros pies, al igual que su blusa de seda, todavía húmeda... Su ropa interior entrevé unos tentadores y erguidos pezones suplicando ser acariciados…
Jane, esta arrebatadora, con su mirada esmeralda, tímida y nerviosa, sus pupilas dilatadas y el fuego de la pasión ansiando liberarse a gemidos de su garganta..
Tomo su rostro entre mis manos y la beso con infinita ternura.

- Ven conmigo- le susurro con voz ronca…


- Sikeray - 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada