miércoles, 9 de noviembre de 2011

Evan (prólogo)


MIKE

Preparado para otro día de investigación en los suburbios, recorriendo los antros repletos de la carnaza predilecta de los chupasangre. Las calles del barrio gótico son sus preferidas... jovencitos de corazones fuertes y de tibia sangre adulterada, que aunque no sea la mas sabrosa si es la mas fácil de obtener...

Llevo semanas acechando al mismo grupo de vampiros, una de ellas, una tal Briana, es la pupila del mismísimo cabecilla del clan, y no de un clan cualquiera, regenta toda la colonia de la Costa Oeste... Alastor, El máximo enemigo y perseguidor de Evan, desde que llegó a este mundo hará ya más de 200 años... Con nombre satánico, representa exactamente toda la maldad de que son capaces semejantes criaturas.

La caprichosa genética lo engendró híbrido... lo mejor de los 2 mundos... o casi...

No fue el primer experimento llevado a cabo por el retorcido rey...
Incapaces de engendrar, recurren a los humanos buscando una evolución en su especie que los permita disfrutar de los placeres del astro rey.
Un vampiro no nace, se hace... como un virus que infecta su estructura molecular, transformando todo rasgo y característica humana.

De padres humanos, mordida en el primer trimestre de embarazo, de ahí nacería el dominador del mundo, de día y de noche, no habría quien los parara...
Pero Evan no soporta el sol... qué pena no ser el elegido. Aún así mantenido con vida, recluido y sometido a toda clase de estudios, ya que sus particularidades, sí que iban más allá de las de un simple vampiro, o un simple mortal...

Evan no necesita la sangre, ni necesita someterse al 100% en la oscuridad durante las horas de sol... Puede alimentarse como los humanos, de hecho suele tener un apetito realmente voraz, y mantiene todos y cada uno de los poderes físicos y psíquicos de los que gozan los demonios de la noche y, desde luego, después de 200 años parece que es inmortal... ni envejece, ni puede morir... al menos en teoría, porque eso es lo que le gustaría a mi jefe...

Y ahí entro yo, buscando la fórmula mágica que lo arranque de las garras de una vida inmortal... Porque él detesta lo que es, lo que les hicieron a sus padres, y lo que tuvo que sufrir hasta que escapó...

Existe una orden dentro de los vampiros, amantes de lo oculto, lo malévolo, lo diabólico y lo mágico... experimentos, pócimas y hechizos, capaces según dicen de devolver el alma humana a un inmortal, una cura para el vampirismo...
Pero, funcionaria en el caso de Evan?, En el peor de los casos no pasaría nada y en el mejor podría abrazar la muerte como el mejor de sus amigos...

Alastor forma parte de esta orden, y su hija es la llave para llegar a él.
Pero maldita sea, custodiada las 24 horas vaya donde vaya...
Absolutamente nómadas, al mínimo indicio de inseguridad cambian de localización, con una infraestructura más organizada que el gobierno, llegar hasta el corazón del clan es casi imposible…

Mi trabajo consiste en conseguir esa fórmula, en libros, bíblias vampíricas o documentos secretos.
Si existe lo encontraré... Estamos cerca, muy cerca.

Mientras tanto Evan se dedica a exterminarlos. Y yo le ayudo. Recabo información, secuestro... extorsiono... cualquier cosa que nos acerque al maravilloso elixir de muerte.
Llevo con él casi 15 años, desde que me sacó literalmente de las fauces de un enloquecido chupasangre,  y lo protegeré con mi vida...

 
- Sikeray - 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada