martes, 4 de noviembre de 2014

Still The Water (Aguas Tranquilas - Naomi Kawase)

Valoración:7/10

La isla de Amami es un lugar paradisíaco dónde la paz se respira en cada uno de sus rincones. Un lugar cuyos habitantes viven en comunión con la naturaleza que les rodea y cuyas costumbres ancestrales se tejen con el presente. Allí conoceremos a Kaito y su amiga Kyoko, dos adolescentes descubriéndose a sí mismos y al el mundo en el que viven, encontrando su faceta más hermosa, pero también la más cruenta. De sus manos, realizaremos un viaje por la aventura de la vida, donde la naturaleza y las emociones serán protagonistas.

La renombrada realizadora Naomi Kawase (“El Bosque de Luto”, “Genpin”…etc) está tras la dirección y el guión de esta película realizada con un gusto y sensibilidad exquisitas, lo que le ha reportado la reverencia de público y crítica en diversos festivales internacionales como Cannes o San Sebastián.

Entre los puntos fuertes del film, anotaremos la estupenda fotografía de la que Yutaka Yamazaki es responsable, que sabe sacar el máximo partido de exteriores, paisajes, localizaciones… sus luces y sus sombras, la paleta de colores utilizada, o el fantástico juego con los elementos calmos o rabiosos de la naturaleza omnipresente, son uno de los pilares del film para hacernos entender, y sobre todo, compartir, el viaje emocional de sus protagonistas.

Otro elemento remarcable es el guión firmado por la propia directora, que con una cadencia calma y musical hace fluir la historia, que navega por aguas ora transparentes, ora turbulentas, atracando y regocijándose en las ancestrales tradiciones y detalles culturales de un lugar donde el tiempo parece correr a su propio ritmo pero donde la vida no se detiene. Todo ello, ligado a una buena labor de sus actores protagonistas compone un relato lírico, poesía en imágenes.

En su contra juega principalmente que este formato, este tono narrativo, la transforma en una película no apta para todos los paladares. Su ritmo y tono, aunque hermosos, son lentos, pausados, diversas escenas se alargan más de lo habitual, el lenguaje metafórico flota en el ambiente…  lo que transforma a estas “Aguas Tranquilas” en un océano cinematográfico extremadamente hermoso, pero peligrosamente denso. 

Enoch
Trailer:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada