jueves, 27 de noviembre de 2014

Corazón Silencioso - Silent Heart (Stille Hjerte - Bille August)

Título original: Stille hjerte
Año: 2014
Duración: 97 min.
País: Dinamarca

Director: Bille August
Guión: Christian Torpe
Música: Annette Focks
Fotografía: Dirk Brüel

Reparto: Ghita Nørby, Morten Grunwald, Paprika Steen, Danica Curcic, Jens Albinus, Pilou Asbæk, Vigga Bro, Oskar Sælan Halskov

Valoración:8/10

Tres generaciones de una misma familia se reúnen en el apartado hogar de los abuelos, la casa junto al lago, retiro de paz. Mas poco sosiego revestirá una reunión que gira en torno a la figura de la matriarca, una anciana sobre la que muerte extiende sus inexorables garras en forma de letal enfermedad y que quiere despedirse de cada miembro de la familia y decidir por sí misma cuándo apagar su existencia de una forma digna. Tan controvertida situación tendrá las emociones de todos los asistentes a flor de piel, y no tardarán en, además de las melancólicas lágrimas y sonrisas, surgir las rencillas subyacentes.

El afamado director danés Bille August, responsable de éxitos como “Pelle, el conquistador”, “La Casa de los Espíritus” o “Las Mejores Intenciones”, entre otros muchos, lleva a la gran pantalla, a través de un guión de Christian Torpe, este retrato familiar, que más allá de diseccionar con hábil lenguaje  las relaciones entre parientes, enfrenta sin miedo un tema tan controvertido como de eterna actualidad como es el de la eutanasia. Su buen hacer le reafirma como el gran director que es, y le abrió la puerta a “Silent Heart” a participar en la Sección Oficial del 62 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde una de sus protagonistas alzó el trofeo a la mejor actriz.

Pese a lo pequeño de su formato, la película tiene diversos factores a destacar. Comenzaremos por una fotografía espectacular de Dirk Brüel, que sabe sacar partido de los espacios abiertos con un preciosismo fantástico, así como de los momentos más íntimos y concretos dentro del hogar. Sumaremos un guión muy equilibrado que sabe no sólo dibujar con inteligencia el abanico de personajes, sus trasfondos y claroscuros, sino que destaca en lo equilibrado de las emociones que consigue transmitir, con la justa dosis de humor alocado y el justo volumen de lágrimas para generar verosimilitud y cercanía, sabe manipular al espectador, llevarlo a su terreno y sobrecoger su ánimo con verdad.

Y por último, mas no por ello menos importante, está el factor interpretativo, que en “Silent Heart” es simplemente brillante. Todos y cada uno de los actores y actrices están sobresalientes en sus creaciones, factor absolutamente necesario para que la narrativa resulte creíble y el espectador pueda empatizar con ellos. No obstante me gustaría resaltar el trabajo de dos de las actrices que me parecen especialmente llamativos. Por un lado el de Ghita Norby, encarnando a esa madre y abuela nexo entre todos ellos cuya vida se apaga. Su labor resulta impecable, tanto en su vertiente más simpática como en la más desgarrada. Pero es una de sus hijas en la ficción, Paprika Steen (“Celebración”, “Fear me not”, “Te quiero para siempre”, ect.) quien realiza el trabajo más rico en matices. Su personaje es el que más evoluciona, más cambia, más se arriesga, adapta y convence. El jurado del 62 Festival de San Sebastián le otorgó una muy discutida Concha de Plata a la mejor actriz que causó controversia, pero que desde aquí aplaudimos, pues sin duda el trabajo de Paprika es para quitarse el sombrero y nos convenció completamente.

“Silent Heart” es en conclusión, un pequeño drama familiar magníficamente escrito e interpretado cargado de intensas emociones. Recomendable para todos aquellos cinéfilos que gusten de cine cercano, que hace pensar, y más aún, sentir.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada