miércoles, 15 de octubre de 2014

Magical Girl ( Carlos Vermut )

Valoración:9/10

Alicia, una niña de doce años víctima de un fatídico cáncer terminal sueña con poseer el traje oficial de la serie de animación de la que es fanática, “Magical Girl Yukiko”. Su abnegado padre, un profesor en paro, tratará de hacer lo imposible por cumplir sus últimas voluntades, pero el elevado precio del vestido le obligará a, para conseguirlo, tomar sendas alejadas de toda moral o ética.
Bárbara es una joven de oscuro pasado que arrastra diversos trastornos mentales y vive a la sombra de su marido y psiquiatra, a la par que en la memoria de un profesor de su infancia en el que dejó huella imborrable.
Dos vidas truncadas por el dolor, dos mujeres y su entorno cuyos caminos, un destino en absoluto caprichoso, sino perversamente morboso, habrá de cruzar con inesperadas consecuencias.

Carlos Vermut escribe y dirige magistralmente una historia sorprendente y perturbadora que dejó con la boca abierta a jurado y público del 62 Festival Internacional de Cine de San Sebastián y le permitió alzarse no sólo con el máximo galardón como director, sino con la muy merecida Concha de Oro a la mejor película.

Muy a destacar es el fantástico trabajo realizado por el elenco de actores al completo, sobre todo su cuarteto protagonista, Luis Bermejo, José Sacristan, Lucia Pollán y una impresionante Bárbara Lennie. Todos ellos consiguen mostrar un inagotable abanico de emociones y transmitir no sólo con cada línea de su texto, sino con cada mirada o nimio gesto. Es más, la gestión de sus silencios, de sus secretos, de aquello que ni el guión ni sus labios cuentan, está espectacularmente conseguida de una forma perversamente sugestiva.

Vermut despliega sus fichas, sus personajes, sobre un tablero de vidas rotas y va construyendo sus caminos uniendo pieza a pieza enigma con incógnita, secreto con silencio… entregando y sugiriendo lo suficiente para atrapar al espectador en su red, haciéndolo empático cómplice, creando la inconsciente sensación de estar montando, junto al director y sus actores, el puzle de una historia que, a medida que avanza, va calando en la audiencia, generando intranquilidad y desasosiego. El entrelazado de las historias, la inevitable colisión entre personajes, el formato y perspectiva de esas escenas y el máximo cuidado del detalle en las mismas sumado a un perfecto equilibrio entre lo que cuenta, y los huecos que obliga al espectador a rellenar hacen de este producto algo absolutamente redondo y perdurable, que una vez captura la atención y el ánimo de la audiencia no lo suelta hasta su espectacular catarsis final.

Interpretaciones, guión, ambientación y montaje consiguen hacer de este thriller un ejercicio de estilo con un magnetismo y una maldad subyacente que resulta morbosamente hipnótica, perversamente atrayente. Vermut crea una historia fantástica llena de unos personajes con un inusitado nivel de profundidad y claroscuros donde víctimas son vampíricos verdugos y héroes villanos, donde nada es lo que parece y el mal siempre acecha.
Perversa, viciada, enfermiza, susurrando desde el lado más oscuro del ser humano sin miedo.

A mi entender uno de los films más arriesgados e inteligentes del año. Una obra redonda altamente recomendable. Imprescindible.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada