miércoles, 6 de agosto de 2014

Breathe In (Jake Doremus)

Valoración:6/10  

La familia Reynolds es un dechado de virtudes y la estampa misma de la felicidad, estabilidad y éxito personal. Pero la fortaleza de aquello que han construido se tambaleará cuando una estudiante de intercambio llegue a sus vidas. Una vez instalada en su hogar y asistiendo a las clases de música del cabeza de familia, arte que a ambos apasiona, nacerá el deseo prohibido y todas las confianzas serán traicionadas resquebrajando todos los emocionales lazos familiares.

Jake Doremus, el director responsable de éxitos como “Like Crazy” (Como Locos) orquesta esta danza de emociones, donde son más importantes los silencios y miradas que las propias palabras. Donde aquello que no ocurre, pero se piensa, se desea, se obsesiona, es más dañino y ponzoñoso que el acto en sí mismo. Doremus realiza una sobria e inteligente radiografía sobre las relaciones en personas de mediana edad, sobre lo frágil de aquello que damos por sentado y sentimos como seguro, sobre el poder y el peligro del deseo.

Guy Pearce (Memento) encarna al virtuoso músico, padre de familia, que sin buscarlo ni quererlo, queda atrapado en anhelos prohibidos. Felicity Jones (The Invisible Woman) da vida a la joven estudiante detonante de todo conflicto. Ambos (aderezados por una estupenda galería de secundarios) realizan unas brillantes interpretaciones que son la espina dorsal del film, dotándolas de un amplio abanico de matices y detalle.

Pero es un tercer intérprete el que termina de hacer que todo funcione, y es Dustin O’Halloran, no un actor, sino el compositor de una banda sonora omnipresente, potente y narrativa de emociones. Él pondrá notas en cada empañada mirada de los amantes, sustituirá las palabras por musicales cadencias y contará al espectador perceptivo aún más que el propio guión.

Es con todo esto, una película más sugerente que explícita, más reflexiva que morbosa, con lo que no resulta un film fácil ni para todos los públicos, e incluso a tramos, se le puede acusar de huraña en sus concesiones. Pero a la vez sí resulta un film inteligente y, como las melodías que lo pueblan, sabe acunar con suave entretenimiento al espectador durante su agradable metraje. Interesante.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada