martes, 16 de diciembre de 2014

Mi otro yo (Another Me - Isabel Coixet)

Valoración:5/10

Fay es una adolescente feliz, con una vida plena cuya existencia se torna gris y atormentada tras un trágico cambio en su entorno familiar más cercano. Mas esta situación no será sino la punta del iceberg, sus problemas comenzarán a crecer cuando una inexplicable presencia, de aspecto muy similar al suyo, comienza a perseguirla, creando la razonable duda de si quiere ser su réplica o por el contrario, quedarse con su vida… pero, es real, sobrenatural o producto de una mente adolescente golpeada por la vida?

Isabel Coixet (La vida secreta de las palabras, Mi vida sin mí, A los que aman…etc) da un giro radical en su carrera adentrándose en el género de terror firmando no sólo la dirección de esta película, “Mi otro yo”, sino también el guión. Su propuesta no obtuvo el favor del público, pero menos aún el de la crítica, que arremetió contra ella con especial saña.

Pero es “Mi otro yo” realmente tan mala como dicen? En mi opinión, no está, ni de lejos, entre las mejores obras de esta prolífica y polifacética autora, pero la pienso una aceptable cinta de terror psicológico que, sin destacar ni innovar, resulta más correcta que otros films, de corte mucho más trillado y vulgar que llegan a nuestra cartelera buscando el escalofrío adolescente.

El papel protagonista recae en Sophie Turner (conocida, entre otros trabajos, por su intervención en la serie “Juego de Tronos”) que sabe transmitir con efectividad la angustia de su personaje, aunque se añora un abanico mayor de registros en el mismo. Quizás si la película nos mostrara más de la época en que la joven era absolutamente feliz, y no entrara tan directa a los tiempos duros, resultara más brillante su interpretación gracias a unos contrastes que “Mi Otro Yo” apenas muestra. A su alrededor un conocido abanico de secundarios, como Claire Forlani, Jonathan Rhys Meyers, la siempre interesante Geraldine Chaplin o Leonor Watling aderezan la historia pero van poco más allá de ser meros peones alrededor de la reina de la función, Fay. Contextualizan, acompañan, pero no hay interpretación alguna destacable, ni personaje de particular impacto, lo que les deja una cierta sensación de haber sido desaprovechados.

Un factor agradable y bien correcto es la ambientación del film, tanto la sutil fotografía de Jean-Claude Larrieu como una poética cámara, inconfundible sello de la autora, así como un ágil montaje, hacen del visionado del film algo agradable dadas sus formas.

Resulta interesante el estudio de los miedos de la adolescencia, el cara a cara con los demonios interiores, con la rabia proyectada, con lo desconocido… pero su tratamiento a través de un filtro de pretendido terror que apenas convoca escalofrío alguno por lo manido de muchos de sus recursos y lo inefectivo de otros, la deja un tanto en tierra de nadie, pues ni termina de ahondar en el drama humano ni las sombras de su lado siniestro terminan por arañar la inquietud del espectador.

Es sin duda un proyecto un tanto fallido, del que mucho se esperaba y que termina quedándose en un film de terror psicológico bien filmado, bien realizado e interpretado pero sin demasiado carisma y menos aún sorpresa o innovación alguna. Entretenida, agradable de ver, pero lejos de las joyas que sabemos que esta autora sabe crear.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada