jueves, 4 de diciembre de 2014

Leprechaun, el Origen (Zach Lipovsky)

Valoración:1/10
 
Un grupo de jóvenes decide pasar sus vacaciones de turismo en Irlanda, mochila al hombro, para descubrir sus más recónditos encantos. Para ello se alejarán de los núcleos urbanos para disfrutar de la naturaleza y el retiro por las aldeas, idílicos lugares caldo de cultivo de leyendas. Se hospedarán en una cabaña perdida, y allí habrán de hacer frente a una criatura que poco tiene de mitológica, sino que es muy real, tanto como su sed de sangre.

Zach Lipovsky (Demonios de Tasmania) firma la dirección de este producto de terror que ve a la luz a la sombra de una saga que si no tiene calidad, sí renombre. Mas, para la sorpresa del espectador, se independiza de la misma no respetando ni planteamiento, ni estética en la criatura.

Todo en esta producción resulta un despropósito, de principio a fin. El guión no tiene gracia alguna tirando de todos los clichés del género con nula originalidad, personalidad o efectividad, y para colmo desaprovecha las grandes posibilidades que puede ofrecer el folclore de las tierras irlandesas. Situaciones y personajes pobremente interpretados rozan el ridículo, así como sus recursos visuales son tan básicos que no aportan plus alguno . Incluso su montaje cojea, y se subraya su falta absoluta de ideas con la cantidad de relleno insertado en su metraje, porque… cómo una película que ni alcanza la hora y media de duración se permite casi un cuarto de hora de títulos de crédito? Increíble.

En conclusión, una película de segunda que tira del nombre de una conocida saga del gérero de terror para hacerse un hueco en el mercado, pero cuyos contenidos no alcanzan ni la mínima calidad para ser un digno estreno en DVD. Dado su escaso recurso podía haber optado por encaminarse a una serie B autoindulgente que buscara la carcajada cómplice más que el escalofrío, pero tampoco. Se mire por donde se mire, a evitar.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada