miércoles, 30 de julio de 2014

Road To Paloma (Jason Momoa)

Valoración:6/10


Un asesinato se ha cometido en una reserva nativa americana. Una mujer ha sido brutalmente violada y asesinada. Ante la nula represaría al agresor por parte de las autoridades, el hijo de la víctima decide tomarse la justicia por su mano y acabar con el asesino, un hombre ajeno a la reserva. “Road To Paloma” nos contará cómo esta venganza sí será perseguida por las autoridades federales, y cómo el joven se verá obligado a escapar a lomos de su moto por interminables páramos y desiertos viviendo diversas aventuras y conociendo personajes que pasarán a formar parte de su propia historia.

El conocido actor Jason Momoa (Stargate Atlantis, Conan, Juego de Tronos) va más allá de su labor interpretativa y no sólo protagoniza sino también dirige y co-escribe esta road movie de dramático trasfondo.
Pese a su trágica historia y la crítica subyacente hacia el tratamiento legal de las injusticias cometidas fuera y dentro de las reservas de nativos americanos, no estamos ante un melodrama lacrimógeno, ni ante un thriller de acción de persecución de un fugitivo. Al contrario, nos encontramos ante una película sosegada y sobria, tranquila  y a ratos incluso contemplativa. 
“Road to Paloma” es un iniciático viaje de su protagonista, en absoluto perseguido por la culpa, sino propia víctima de un sistema injusto, un camino en el que a toda la velocidad que la motocicleta puede proporcionar, cruzan su camino diversas personas, encuentros y desencuentros con familiares, desconocidos, amores, amistades… algunas a rápidamente desaparecer en el retrovisor, otras a transcurrir, rueda con rueda, junto a él por la carretera, otras a permanecer en el recuerdo.

Diversas son las virtudes de esta película, como su gran ambientación musical, o un buen trabajo lleno de carisma por parte de todo su elenco de actores, pero sobre todas ellas destaca de una muy llamativa manera el grandísimo trabajo de fotografía firmado por Brian Andrew Mendoza. Los paisajes, los contraluces, amaneceres y atardeceres de ensueño… todos los recursos de la naturaleza se explotan al máximo para crear un lenguaje que nos dice más de los personajes y sus sentimientos que las palabras mismas.
En su contra juega un guión que no termina de profundizar ni en el drama, ni en la denuncia, que no termina de desarrollar la profundidad de los lazos entre las distintas piezas que conforman la historia y que deja la sensación de habernos quedado un tanto en la superficie de todo.
Un film de inesperada calidad y agradable visionado, pero que deja la sensación de que, con poco más, podía haber sido una película grande, pero no lo consigue. Interesante. 

Enoch
Trailer:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada