martes, 22 de julio de 2014

The Bell Witch Haunting (Glenn Miller)



Valoración:1/10

Una familia se traslada a una nueva casa donde comenzar una nueva vida. Todo son celebraciones, fiestas e ilusiones en nueva andadura. Pero tanta felicidad no tardará en empañarse cuando fenómenos inexplicables comiencen a suceder en su recién estrenado hogar. Extraños sonidos, objetos que se mueven solos, puertas que se cierran, etc, son sólo el comienzo de una cadena de sucesos que no tarda en sumar cadáveres a la lista.  La propiedad se halla en un terreno maldito, allí donde la leyenda dice que habitó la bruja de Bell, y parece que sus nuevos habitantes no resultan de su agrado…

La película pretende sacar partido de las fórmulas más exitosas y ya trilladas del cine de terror de los últimos tiempos. Como base, toma la leyenda real del folclore americano relacionada con la bruja de Bell, como ya hiciera “Maleficio” (An American Haunting), la trae a nuestros días y la viste de formato “found footage” (metraje encontrado) al más puro estilo “Paranormal Activity” (entre otras muchas). Con esta nula originalidad ya parte con mal pie, pero a ello hay que sumarle que a lo largo de su (eterna) hora y media de duración lo único que encontramos son escenas copiadas de un amplísimo abanico de películas de género, una concatenación de clichés que en su momento, en sus películas y sus historias funcionaron, pero que aquí dibujan una narrativa absurda que más que sustos o inquietud trae indignación y cachondeo.

Pero no sólo ahí termina el despropósito, esa colección de escenas de “copia y pega” (realizadas con una calidad de efectos visuales y caracterización de risa) de otros éxitos va hilada mediante un guión sin pies ni cabeza, sin un diálogo en condiciones, que dibuja unos personajes que rozan el patetismo. Para colmo la interpretación del elenco protagonista, incapaz de levantar semejante desastre, termina de aderezar el producto como la serie Z que es.

En conclusión, un desastre de principio a fin, una basura diseñada para aprovecharse de la creatividad de otros para ofrecer una copia de ínfima calidad de algo ya visto a los devoradores insaciables de terror… a evitar.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada