miércoles, 16 de julio de 2014

Transcendence (Wally Pfister)


Valoración: 5/10

La tecnología ha avanzado notablemente, llegando a ser capaz de crear computadoras pensantes, conscientes de sí mismas y gestoras de propias emociones. Este factor dividirá la opinión social, aquellos que piensan que en el avance técnico se halla el siguiente paso evolutivo y los que opinan que la tecnología terminará poniendo en peligro e incluso aplastando lo humano. Los descubrimientos y proyectos de un científico, en lo que a inteligencia artificial se refiere, disparará las pasiones de ambos bandos llevándolos a las últimas consecuencias.

Wally Pfister, el que fuera virtuoso responsable de la fotografía de films tan notables como “Origen” o “El Caballero Oscuro” dirige este ambicioso proyecto de ciencia ficción, que, pese a su potente idea de partida,  y el gran presupuesto tras él, se ha estrellado frente a crítica y taquilla . 

Quizá parte del mal funcionamiento de la historia resida en un dibujo de personajes difuso. El doctor protagonista, encarnado por Johnny Depp no se desarrolla lo suficiente antes de “trascender”, con lo que la empatía se hace más complicada, y una vez mimetizado con la tecnología, ni el film ni el actor nos logran transmitir lo suficiente. Los secundarios (Kate Mara, Morgan Freeman, e incluso Paul Bettany) no terminan de brillar pese a lo crucial de alguno de ellos en la historia. La única que conecta con la audiencia y que reviste diversas  capas y ejecuta un papel más destacable es Rebecca Hall, quien encarna a la mujer del investigador objeto de controversia y sueña con un mundo diferente. 

Guión y montaje no facilitan las cosas, puesto que diversas áreas de tan intrincada historia quedan difusas (y pueden resultar incluso incoherentes), mientras que en otras más insulsas se extiende perdiendo interés y entretenimiento y dejando la sensación de que por un lado le sobra metraje, y por otro le faltan explicaciones, una fórmula de inestable e irregular resultado. Pero en absoluto todos los factores técnicos tienen fallas. En lo visual, “Transcendence” es más que correcta, con una fotografía estupenda y unos efectos visuales efectivos, aderezado todo ello con una buena banda sonora. 

En conclusión. La película empieza mejor de lo que termina. Su primera mitad, presentando las cuestiones no sólo tecnológicas de interesante debate, sino las implicaciones éticas y morales, es de notable calidad. Por el contrario, la segunda parte no sabe resolver eficientemente el conflicto presentado, y se queda en tierra de nadie entre el estudio emocional de los personajes y el espectáculo de ciencia ficción que propone, no satisfaciendo en uno ni otro aspecto. Comienzas disfrutando de una película muy potente, pero el sabor de boca al aparecer los títulos de crédito finales es de decepción. Podía haber sido grande, pero se pierde en el camino, esta película no trascenderá a la memoria cinéfila. Entretenida pero fallida.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada