jueves, 3 de julio de 2014

Oculus, El Espejo del Mal (Mike Flanagan)


Título original: Oculus
Año: 2013
Duración:105 min.
País: Estados Unidos

Director: Mike Flanagan
Guión: Mike Flanagan, Jeff Howard
Música: The Newton Brothers
Fotografía:Michael Fimognari

Reparto:Karen Gillan, Brenton Thwaites, Katee Sackhoff, Rory Cochrane, Annalise Basso, Garrett Ryan Ewald

-----
Valoración:7/10
-----

Un espejo victoriano esconde en lo más profundo de su interior, más allá del engañoso reflejo de aquel que se asome a sus entrañas, un mal que no descansa, hambriento y salvaje. Unos niños serán testigos de cómo su poder destruye y acaba con sus padres, mas nadie creerá sus aparentemente fantasiosos argumentos…
Ambos hermanos pasarán años separados. Él, internado en un hospital psiquiátrico culpado por los fatídicos acontecimientos. Ella, persiguiendo el espejo y tratando de hacerse con él para enfrentarse de nuevo a su poder. “Oculus” nos llevará al punto en que el joven abandona la institución ya “curado” de sus alucinaciones, al instante en que su hermana ha localizado la fuente de todas sus desgracias y le espera. Juntos, buscarán justicia, se enfrentarán frente a ese espejo, al recuerdo de un pasado sangriento, al peligro del presente y pelearán por la paz futura que sólo  puede conseguirles la justa venganza. 

Mike Flanagan, el que fuera director de la cinta de terror independiente “Absentia” que obtuvo el favor de la crítica por su originalidad, viste de largo un cortometraje realizado por él mismo y da el salto hacia las grandes audiencias. La pareja protagonista, Karen Gillan (Dr.Who, Guardianes de la Galaxia) y Brenton Thwaites (Maléfica), convencen en el retrato realizado de los atormentados hermanos con opuestos posicionamientos, y en cuanto a los secundarios, cabe destacar a Kattee Sackhoff (Battlestar Galactica) en su retrato de una madre hechizada por las malas artes de un espejo que emponzoña su alma hasta macabros extremos. Este buen trabajo interpretativo, sumado a un guión que sumerge, sin perder el rumbo, al espectador, en un viaje de pasado y presente, realidad y alucinación, hace de “Oculus” una cinta no sólo atractiva y eficiente, sino un producto de terror inteligente, lejos de la sangre y el susto fácil, sino enraizado en lo psicológico. 

Bien es cierto que podemos encontrar referencias o reminiscencias a obras clave del género, como “Amytiville” o “El Resplandor”, pero la forma de hilarlas e integrarlas de Mike Flanagan, además de su hábil montaje y la ubicación de los ojos del espectador en interesantes perspectivas, con un uso y ubicación de las cámaras muy bien medidos, no le resta complejidad y evita el gusto a “ya visto” en el paladar del cinéfilo. 

En conclusión, nos encontramos ante una película de terror, que pese al aspecto de sencilla y manida que pueda dar, es un producto hábil, complejo, cuidado y muy bien pensado. Cine de terror de calidad que huye de los recursos más fáciles del género para atacar al hogar mismo del horror, lo más profundo de la mente y los miedos más cotidianos. Interesante, inquietante y recomendable. 

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada