lunes, 19 de enero de 2015

La Teoría Del Todo (The Theory Of Everything - James Marsh)

Título original: The Theory of Everything
Año: 2014
Duración: 123 min.
País: Reino Unido

Director: James Marsh
Guión: Anthony McCarten (Libro: Jane Hawking)
Música: Johann Johansson
Fotografía: Benoît Delhomme
Reparto: Eddie Redmayne, Felicity Jones, Emily Watson, David Thewlis, Charlotte Hope, Charlie Cox, Adam Godley, Harry Lloyd, Maxine Peake, Joelle Koissi, Zac Rashid, Hugh O'Brien, George Hewer, Georg Nikoloff, John W.G. Harley

-----
Valoración:8/10
-----


“La Teoría del Todo” es la historia de dos personas excepcionales, Jane y Stephen Hawking. El film nos narra su viaje vital, su relación, desde el momento en que el destino cruza sus caminos hasta que los avatares del mismo logran separarlos. El film nos habla de la fortaleza de un amor, de una devoción que logra vencer a la más cruenta y destructiva de las enfermedades. que se ve puesto a prueba por la complicada vida de la genialidad científica de un hombre cuyo cuerpo se desintegra pero su mente penetra en los secretos del universo.

James Marsh firma la dirección de este biopic sobre una de las figuras más aclamadas del mundo intelectual actual basándose en la novela que la propia Jane Hawking publicó sobre su andadura junto al ilustre Stephen Hawking. Anthony McCarten ha sido el encargado de trasladarla a las páginas de un cinematográfico guión con excelentes resultados.

Que la historia de la pareja nazca de la perspectiva de Jane hace que la película gire, aunque no obvie los logros científicos de Stephen ni su repercusión, sobre su día a día, sus emociones, y los detalles que a lo largo de su devenir los une y los separa. Este hecho puede conseguir que cierta parte de la audiencia que se acerque al film deseando saber más de los “entresijos” del trabajo de Stephen y sus descubrimientos y teorías, se sienta un tanto decepcionada por cómo la película de Marsh no profundiza en ello. “The Theory of Everything” es un film sobre los sentimientos más comunes de las personas más extraordinarias, de su lucha, de sus dudas, su triunfo y derrota, no un análisis sobre la obra y trayectoria profesional del genio.

La ambientación de la época, los 60, se consigue a la perfección con una selección de escenarios, una dirección artística y una caracterización de los actores (que se logran tremendamente parecidos a sus referentes reales) más que notables. Pero más sobresaliente aún encuentro la ambientación emocional del film, la fotografía Benoit Delhomme genera unas anímicas atmósferas estupendas y la magnífica banda sonora de Johann Johansson pone la guinda a un pastel de sentimientos, ora contenidos, ora desbordados.

Aunque si algo es mayúsculo en calidad en esta película es la labor interpretativa de sus protagonistas, un trabajo espectacular que eleva la producción en calidad y verdad, dibujando no sólo en palabras sino en un abanico interminable de gestos silenciosos, el trasfondo de unos personajes ricos en claroscuros. Felicity Jones (Like  Crazy, La Mujer Invisible) da vida a Jane, y realiza una contenida creación, mas rica en miradas que gritan sin palabras, silencios que susurran. Eddie Redmayne (Los Miserables, Mi Semana con Marilyn) por su parte, encarna de una forma magistral a Stephen Hawking, llegando a una calidad interpretativa que consigue confundir ficción con realidad, al actor con aquel a quien interpreta. Eddie hace creíble cada paso hacia las tinieblas de la enfermedad, y aún cuando  los recursos gestuales de su cuerpo se van viendo limitados, desarrolla una capacidad de expresión inusitada. Absolutamente brillante y merecedor, a mi forma de verlo, de cada galardón que recibe su trabajo en esta película que marca un antes y un después en su carrera como actor. A la sombra de la pareja, una galería de secundarios más que correcta, entre los que me gustaría destacar a Charlie Cox (Stardust) que como amigo y amante, mano amiga y guardián de secretos, sabe transmitir lo complicado de su posición en su actuación.

Con todos estos ingredientes, “La Teoría del Todo” escapa del serio (y a menudo tedioso) y aséptico formato del habitual biopic para adentrarse en el terreno del melodrama más clásico y sentido aderezado no sólo por unos recursos técnicos de primera sino por unas interpretaciones de las que quitan el aliento y se instalan para siempre en la cinéfila memoria. Muy recomendable.

Enoch
Trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada