miércoles, 10 de octubre de 2012

Shell (Scott Graham)



Valoración: 6/10

Scott Graham dirige y firma el guión de “Shell”, una película inspirada en su exitoso propio cortometraje y que ahora viste de largo abriéndose así la puerta al panorama cinematográfico internacional con su participación en diversos festivales.

“Shell” es una historia sobre la soledad y las humanas relaciones. Nos ubica en las tierras altas escocesas, en un paraje de desoladora belleza natural pero donde la presencia humana es meramente anecdótica. Allí encontraremos la gasolinera donde habitan sus dos protagonistas, un padre y una hija que viven como ermitaños, con el sólo contacto de los eventuales y escasos clientes que atraviesan la carretera secundaria junto a la que transcurre su existencia. El film nos hablará de la soledad, el silencio, los deseos frustrados, la extraña relación paterno-filial, los encuentros y desencuentros con aquellos que pasan fugazmente por sus vidas, el vacío, la nada…

El film es un poema de silencio, una oda al aislamiento, a lo pequeño del hombre frente a la naturaleza, a lo complicado de las relaciones humanas… y todo ello lo consigue mediante una más que correcta factura técnica y la interpretación de todos los actores que componen el reparto (en especial, su joven protagonista, Chloe Pirrie, cuya triste mirada guía al espectador por la historia). Un gran acierto resulta también la elección de la localización de esta gasolinera alegoría de una vida vacía, ubicada en los highlands escoceses, de los que aprovecha su belleza no más que en su justa medida, siempre el mismo paisaje de fondo, hermoso pero amenazador en su magnificencia y más aún en su inmutabilidad, prescindiendo de turísticas postales pero subrayando lo sobrecogedor del fondo.

Lírica e íntima, “Shell” es una propuesta cinematográfica arriesgada, donde el cortante silbar del viento sustituye a los diálogos, y los gestos y miradas de los escasos seres humanos que se aventuran por esos parajes se sobreponen a las palabras. Calmada, silenciosa, como es la vida de sus protagonistas, como es el dolor y la tristeza que les habitan, resulta esta película. Efectiva en su tono pero en exceso pausada en su narrativa como para contentar a todos los paladares, pues muchos pueden caer en el tedio, el aburrimiento o el sopor. Interesante, pero para un día bien despejado mentalmente y abierto a distintas formas de hacer cine.

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada