martes, 23 de octubre de 2012

Las Sesiones (The Sessions /Ben Lewin)



Valoración: 7/10

Ben Lewin (“El Favor, el reloj y el gran Pescado”) firma la dirección y el guión de esta producción que seduce a audiencia y crítica allá por donde pasa, no en vano se alzó con el galardón del público en los festivales de Sundance (donde también obtuvo el premio al mejor reparto) y en la 60 Edición del Festival Internacional de San Sebastián donde participó en la sección “perlas”. 

“Las sesiones” nos cuenta la historia de Marc O’Brien, un hombre que pese a estar condenado a vivir conectado a un pulmón artificial lucha desde su juventud para tener las mismas oportunidades y éxitos que cualquiera. Ya adulto y obtenidas todas las metas que se había marcado se sumerge en un nuevo reto, la redacción de un artículo sobre cómo viven el sexo las personas discapacitadas, siendo él mismo virgen. Para ello se pondrá en contacto con otras personas de su condición, y con alguien que le cambiará la vida, una terapeuta sexual…

De nada serviría el hábil guión de la película que induce a la sonrisa y empatía sin unas interpretaciones veraces y cercanas al público, sin unos actores capaces de transmitir emociones universales y regalar actuaciones que pese a lo dramático de la situación sepan despertar una completa ternura. Y en el caso de “Las Sesiones” el equipo de actores al completo está sobresaliente, y por encima de todos ellos, el trío protagonista borda tres personajes inolvidables.
Por un lado tenemos a John Hawkes (“Winter’s Bone”, “Martha, Macy, May, Marlene”) como el protagonista, Marc O’Brien, un papel digno de galardón que aleja a este actor de sus trabajos anteriores donde mostraba un aterrador lado oscuro para crear ahora un personaje íntimo y cercano que juega inteligentemente con las emociones de la audiencia utilizando no más que su rostro donde se centra toda la expresividad que un cuerpo “inerte” le niega. Junto a él una estupenda Helen Hunt (“Mejor Imposible”, “La maldición del escorpión de Jade”) dando vida a la terapeuta, que da forma a una de las mejores interpretaciones de su carrera, valiente, desinhibida, verdadera, sencilla y emotiva, un papel a recordar. Cerrando el triángulo encontramos a un eterno secundario, William H. Macy (“El inocente”, “Cerdos Salvajes”), que encarna al sacerdote confidente del protagonista y nos permite, en sus impagables charlas adentrarnos en la psique, sueños, pesares y temores de los personajes de una forma natural y llena de humor. 

Una película pequeña, una mirilla a la intimidad no sólo carnal sino emocional de alguien limitado por los físicos problemas a través de cuya tierna mirada podremos observar lo que se esconde tras aquellos que le rodean y poner en entredicho lo que de verdad importa en las humanas relaciones. Tierna y amable de ver. Interesante. 

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada