miércoles, 16 de abril de 2014

La Venganza de Lizzie Borden (Lizzie Borden's Revenge - Dennis Devine)



Valoración:1/10

Una fraternidad femenina, una reunión a puerta cerrada de un grupo de universitarias dispuestas a celebrar una buena fiesta con mucho alcohol y poca ropa de por medio. Una maldición latente filtrada a través de una herencia de sangre amenaza a las jóvenes, una descendiente de la asesina Lizzie Borden está entre ellas, y el espíritu del pasado se materializará para una nueva carnicería hachazo a hachazo.

Esta producción tiene algo muy sorprendente y que llama poderosamente la atención, y es cómo ha conseguido con su ínfima y catastrófica calidad a todos los niveles, llegar al mercado, estanterías de videoclub físico o virtual, alucinante.

Las “actrices” protagonistas no pueden ser más artificiales en sus “actuaciones”, no hay ni una sola creíble ni creo que ninguna haya ni olido una escuela de arte dramático ni de lejos ni recibido una clase de interpretación ni por correspondencia .
El guión es tremebundo, una concatenación de escenas sin propósito ni trasfondo alguno para narrarnos una historia sin pies ni cabeza, sin lógica ni coherencia, llena de agujeros, gazapos y sinsentidos.
Pero aún puede ser peor, los aspectos técnicos tienen una calidad catastrófica (y no lo digo por compararlas con las cutre películas de catástrofes de SyFy, que a esta le dan mil vueltas), los escenarios se repiten hasta el aburrimiento (impagables las escenas en que los personajes pasan por la misma habitación mil veces pretendiendo que es diferente), el montaje es pésimo y ultra básico, los efectos visuales brillan totalmente por su ausencia (las escenas de asesinatos con cómicas al extremo por lo exageradamente falso tanto de las armas utilizadas, como el maquillaje aplicado, lo que sumado a la performance de verdugo y víctima invita a la carcajada ante el patetismo general)…
Como veis, unos ingredientes que, despropósito a despropósito, conforman un cocktail infumable que no puede llamarse cine, en el submundo del buen hacer y digno de proyectarse, como mucho, en una alcantarilla. 



Vemos la portada y podemos pensar que realmente no es un film de terror, sino uno que busca el erotismo, pero no, no os llevéis a engaño, que tampoco es el caso. Todo el presupuesto en estética y silicona se lo lleva una de las protagonistas y está recauchutada de una forma que también contribuirá a la carcajada y añade otro punto al patetismo general. Eso sí, “La venganza de Lizzie Borden” lo tiene todo para ser una película porno (de los 70), menos el porno, la ausencia de un guión coherente, unas interpretaciones ridículas, una calidad técnica ínfima y un estilo e imagen tan básico que hay que verlo para creerlo. Eso sí, para qué engañarnos, un bodrio ideal para despellejar y destripar en un visionado entre amigos, brindis y cachondeo. Terrible. 

-Enoch-
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada