jueves, 8 de septiembre de 2011

Medianoche, la Hora de la Bruja


Son casi las doce de la noche….

Vestida con una etérea túnica blanca, suelta y larga…
Con una guirnalda de azahares en mi cabello oscuro y algunas joyas de plata que parecen refulgir en contra la blancura de mi piel y tintinean suavemente al ritmo de mis movimientos…
Camino lentamente por el piso de la terraza, llego al borde, donde comienza el césped y mis pies desnudos se humedecen con el fresco rocío de la noche…
La brisa juega con mi cabello y la leve tela de mi vestido de mueve contra mi cuerpo cual si fueran jirones de niebla…

Aromas en el aire… olor a humedad, a vegetación.. a piedra húmeda... flores… Paladeo el aire cual si fuera un exótico elixir de vida…

Cruzo el fino cauce de agua, pero sopor el pequeño puente.. esta noche no… entro en el agua… acaricia suavemente mis pies, mis tobillos, mis muslos sienten la sensual y fresca intimidad de su roce…dejo que la punta de mis dedos acaricie su superficie en retribución…
Salgo al otro lado y me interno entre los magníficos y añosos árboles…
Robles, Sauces, Nogales, Acebos… árboles sagrados… Sus ramas gentilmente bajan a mi altura y acarician mi rostro, mis hombros a medida que avanzo… Estoy en absoluta comunión con ellos.
Extendiendo una fragante alfombra en el camino, la lavanda, la milenrama, la retama y el tomillo van perfumando mis pies...
Extiendo mis manos y a medida que voy tocando las hojas, la pequeñas rosas silvestres. Las madreselvas y los jazmines se encienden… comienzan a brillar como si fueran pequeñas y perfumadas luciérnagas vegetales…

Llego al claro…

Comienzo a dibujar un enorme circulo en el suave suelo con mi vara de muérdago, que mantendrá a mi familia errante calidamente atraídos a este circulo de protección…
Mientras lo hago mis labios desgranan el hechizo que han cantado generaciones y generaciones de brujas antes que yo…
“En este círculo de amor,
en este círculo de paz…
En este circulo de amor,
siento la unidad…
la dulce seguridad del amor,
siento la unidad
la dulce seguridad del amor"

La luna esta alta y llena y su luz acaricia mi piel como lo harán las manos de un amante..
leve…
dulcemente...
despertando mis poros y nervios a su paso…
alzo la cara hacia ella…
levanto mis brazos y comienzo a mecer mi cuerpo suave…
lentamente…
mis pechos se despiertan al roce suave de la tela…
mi vientre se estremece de ansias,
mis caderas con su movimiento parecieran acunar esa pequeña fuente de vida que se anida sobre ellas…
Comienzo a cantar suavemente… un murmullo que apenas mueve el aire que sale con mi aliento…
arqueo mi espalda…
me abro a las sensaciones,
dejo que me posean , que me cubran como pequeños besos de una boca reverente…
Los árboles se mecen conmigo, las flores resplandecen, el claro se llena de pequeñas criaturas que vuelan caminan y se arrastran...
a mi llamada los blancos búhos se posan en las ramas y montan silenciosa guardia…
hadas de colores engalanan las enredaderas con blancas flores nocturnas.
Y pequeños duendes prenden brillantes faroles que cuelgan de las ramas de los árboles que rodean el claro…

Mi cántico continua…
Hoy Sagrada Madre Luna soy tuya…
Toma mi femineidad y úsala para sentir lo que siente una mujer amada, saciada… Baja esta noche y usa mi piel para vibrar como vibramos todas tus hijas sagrada madre…
Hoy es tu noche…
Se empieza a alzar mi voz, clara y pura en un cántico ancestral que me corre por las venas como plata líquida,… Dándole claridad a mi voz…
Atrayendo con ella a mis hermanos y hermanas de la noche, a las de este mundo y a las del otro, el que no se ve, el que solo se presiente…
Hay bebidas y comida..
Siéntense Hermanos, Hermanas,
únanse a este aquelarre de luna llena…
Dejen que ella sienta a través de ustedes,
dancen
canten
sientan el pasto en sus pies y el aire leve en sus pieles y cabellos…
dejen que la gran madre los ame… y compartamos este banquete en su honor… Sed Bienvenidos al mundo mágico de lo intangible…
Mi canto se eleva claro y delicado como los mismos rayos de la luna…
Y así continuo sus versos…

"Aire yo soy , fuego yo soy
Agua tierra y espíritu soy

Brisa yo soy, noche yo soy
Arroyo y montaña y diosa soy

Doncella yo soy madre yo soy
Hermana y amante y anciana soy

Dios yo soy, macho yo soy
Niño en sus brazos yo soy

Dios yo soy macho yo soy
El astado que fue sacrificado soy

Ramera yo soy, santa yo soy
Hija y amante. La luna soy

Diosa yo soy, mujer yo soy
Doncella de la luna soy

Diosa yo soy, mujer yo soy
Anciana de tiempo y espíritu soy

En el silencio de la noche
En el silencio de la luna
Yo estoy haciendo mis sueños realidad

En el silencio de la noche
En el silencio de la luna
Estoy haciéndome real"
 - Morgana le Faux -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada