lunes, 5 de diciembre de 2016

La Doncella - The Handmaiden - Park Chan-wook

Título original: Ah-ga-ssi (The Handmaiden)

Año: 2016
Duración: 145 min.
País: Corea del Sur

Director: Park Chan-wook
Guión: Park Chan-wook, Jung Seo-kyung (Novela: Sarah Waters)
Música: Cho Young-wuk
Fotografía: Chung Chung-hoon

Reparto: Ha Jung-woo, Kim Min-hee, Jo Jin-woong, Kim Tae-ri, Moon So-ri, Kim Hae-suk

Productora: Moho Film / Yong Film

Un estafador y su joven cómplice se infiltran en la mansión de unos adinerados bohemios amantes del arte y la literatura. Él, emulando a un conde, ella, como la doncella personal de la señora de la casa, una joven heredera sumida en el melancólico misterio. Una vez allí, comenzarán a tejer su red de mentiras y engaños, sin saber que, entre los muros donde conspiran, subyacen secretos aún más oscuros que pueden poner en peligro sus vidas, sus pasiones y más profundas emociones.

Park Chan-wook, el afamado director de películas tan destacadas como Oldboy, Stoker o Thirst, entre otras, vuelve a conseguirlo, seduciendo al espectador con una intoxicante belleza, y doblegándolo, junto a la crítica, a sus pies. Muchos son los reconocimientos, nominaciones y galardones recibidos por este film, entre los que se encuentra el Premio del Público y el Premio de la Crítica de los Blogos de Oro en su paso por el festival de Sitges de 2016.

El film se inspira en la novela de Sarah Waters "Fingersmith", pero traslada en el tiempo la acción y a sus personajes además de envolverlos en la delicada belleza que sólo el cine coreano puede crear,  reforzando así la iconografía de la historia, con lo que logra que no sólo el fondo, sino también la forma, sean brillantes.

Imprescindible es el buen hacer del elenco protagonista para dar veracidad y vida al relato, y todos ellos en "The Handmaiden" destacan por su gran labor, sobre todo sus dos intérpretes femeninas protagonistas, estupendas.

Todo en lo formal impresiona en "La Doncella", la cálida y acariciante fotografía, la labor de maquillaje y peluquería y, sobre todo, un diseño de producción para quitarse el sombrero. Esta factura visual dota al film  de una sublime, deliciosa y venenosa belleza y elegancia, que se extrapola incluso a las explícitas escenas eróticas, en las que el espectador será hipnotizado y sutil voyeur.

Con todo ello y sus casi dos horas y medias de duración que en absoluto se hacen pesadas, sino al conrario, Park Chan-wook da de nuevo en la diana rubricando un producto cinematográfico de primera categoría altamente recomendable, cuidado al extremo en su guión, interpretaciones y factores técnicos. Deliciosa.

Enoch
Valoración:8/10
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada