martes, 11 de marzo de 2014

300 El Origen de un Imperio (300:Rise of an Empire - Noam Murro)


Valoración:6/10

La esperada secuela de la película de culto "300" nos ubica en el mismo momento histórico de la primera,  y se centra en la gesta de un héroe, Temistocles, quien pugnará por la unidad de las ciudades griegas para detener la invasión persa del rey Xerxes por tierra y la imbatible e insaciable de sangre guerrera, Atermisa, por mar.

El listón marcado por su predecesora era de notable altura, y su secuela intenta alcanzarla, y pese a no alcanzar el éxito, no son pocas sus virtudes, lástima que no son escasos sus defectos.

"300 El Origen de Un Imperio" es sobre todo y ante todo un espectáculo visual, una sangrienta montaña rusa de sombríos y artísticos escenarios digitales y batallas perfectamente coreografiadas recargadas al extremo y transformadas en orgías de muerte, sangre, fuego, músculo y rabia. Para ello aprovecha la estética que tanto impactó en la primera parte y la lleva a su máxima potencia, incluso a tramos abusando de recursos como el slow motion. Entretiene, alucina, impresiona, pero flaquea en lo que brilló su predecesora, no sorprende ni innova.

El guión es quizás uno de los puntos más flacos de esta nueva entrega, pese a estar firmado por Zack Snyder, contiene muchas situaciones absolutamente inverosímiles y más de un diálogo que roza el ridículo. Este último punto quizás venga subrayado por unos actores encarnando a una serie de heroes, sobre todo el protagonista, que carecen totalmente del carisma que sedujo a una legión de espectadores, y convenció a 300 guerreros a caminar hacia una muerte segura, aquel que brilló en un Leónidas encarnado por Gerard Butler. En contraposición y en justicia defenderemos la interpretación de Eva Green, que ha dado vida a una villana que brilla con luz propia, o quizás sería más justo decir con propia oscuridad que devora y destruye lo que se le pone por delante y empequeñece incluso a un gigante como el dios Xerxes. 

En conclusión, mucho se esperaba de esta secuela, y sólo ha sabido estar a la altura en parte. Lo visual es sobresaliente, pero queda en fatuo fuego de artificio ante un guión que debilita interpretaciones y situaciones y que merma la fuerza y, sobre todo, el carisma y la épica impactante que tuvieron tanto los personajes como la historia que contaba la primera parte. Entretenida, vistosa, divertida, pero no inolvidable.

-Enoch-



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada