jueves, 9 de julio de 2015

Still (Simon Blake)

Título original: Still
Año: 2014
Duración: 97 min.
País: Reino Unido

Director: Simon Blake
Guión: Simon Blake
Música: Alex Grey
Fotografía: Andy Parsons

Reparto: Aidan Gillen, Jonathan Slinger, Elodie Yung, Amanda Mealing, Sonny Green, Kate Ashfield, Joseph Duffy, Caroline Ford, Sam Hazeldine, Pedro Caxade, Eddie Bagayawa, Hannah Blamires

Al norte de Londres conoceremos a un hombre, un fotógrafo que, tras la violenta muerte de su único hijo, cae en un abismo de desesperación y autodestrucción. Pasado un tiempo conocerá a un niño sumido en la rabia por la pérdida de su hermano, quien ha sido asesinado por una banda. El dolor los une, y hará que este desorientado padre se sumerja en una serie de turbias situaciones relacionadas con el vandalismo callejero y las bandas... un viaje que puede llevarle a la redención o a la más absoluta de las destrucciones.

"Still" tiene una premisa argumental muy interesante, centrada en el impacto de la violencia y cómo esta no sólo daña a la víctima directa sino que puede arrastrar todo a su paso. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la forma de trasladarlo a la pantalla no consigue traspasarla, no remueve ánimo ni logra la empatía necesaria en el espectador.

¿Por qué este resultado fallido? Particularmente el problema básico que he encontrado en "Still" es el cómo están narradas las cosas, cómo su caótico guión, firmado por el mismo director,  no sabe conducir el ánimo y concatena situaciones poco verosímiles. El retrato y las relaciones de sus protagonistas pecan de poco auténticas, incluso su esbozo sobre la policía y su actitud ante la situación resulta demasiado caricaturesco más que reivindicativo. A esto se le suma una ambientación que en su afán por crear una atmósfera decadente y destructiva acorde con lo que ha de rezumar el personaje protagonista, se siente exagerada y fuera de lugar, provocando el efecto inverso. Si a esto le sumamos que he sentido la interpretación de la gran mayoría de su elenco muy forzada y muy carente de verdad, incluso la de Aidan Gillen (Juego de Tronos), sobre quien recae el mayor peso del film y que, pese a que suele realizar unos trabajos muy de mi agrado, aquí no me creí en absoluto, la sensación durante su visionado es insatisfactoria.

En conclusión, una gran premisa inicial que se viene abajo por un guión desestructurado y unas pobres interpretaciones, ambos factores muy por debajo de lo necesario para hacer de una película de estas características un intenso viaje emocional entre el drama y el thriller. Una notable decepción.

Enoch
Valoración:4/10
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada