viernes, 13 de junio de 2014

The Ganzfeld Haunting (Michael Oblowitz)



Valoración:1/10
 
Un grupo de estudiantes de psicología se reúne en una casa en desuso, propiedad de la familia de uno de ellos, para la realización de un estudio, un experimento centrado en lo paranormal. Todo apunta a que pueden ser unos días de descontrol, desenfreno y diversión a la par que productivos para sus estudios, pero las condiciones a las que habrán de someterse para el experimento a la par que la falta de límites en el consumo de todo tipo de sustancias llevarán a un estado alucinógeno general en el que pasado, presente, realidad e imaginación se confundirán peligrosamente. 

“The Ganzfeld Haunting” está dirigida por Michael Oblowitz, responsable de joyas como “Sharkman” o “Venganza Ciega”, entre otras, lo que ya dice mucho de ella… y prepara al espectador para hacer descender sus expectativas. Pero sorprende, porque uno espera que sea mala, pero es simplemente… peor. 

El rocambolesco, inverosímil e ilógico guión presenta situaciones totalmente absurdas y trata de captar interés creando un laberinto de confusas situaciones que lo único que hacen es provocar la indiferencia y acrecentar el deseo de que la proyección termine. Los actores poco pueden hacer para salvar la dignidad de la película, y ni siquiera resulta fácil valorar su interpretación, pues lo ridículo de la mayoría de las situaciones presentadas no viene dado por su creación de personajes sino por lo mal dibujados que están en el propio guión que no les asigna acción o palabra lógica alguna a lo largo del metraje. En cuanto a los factores técnicos, poco que reseñar más allá de una estética propia de videoclip y unos recursos y efectos muy básicos.

Ni siquiera en el festín de desenfreno de drogas y sexo que promete logra brillar el film. De acuerdo, hay drogas. De acuerdo, hay sexo y carne. Lo curioso es cómo el film desaprovecha ambas cosas y consigue que escenas, a priori, eróticas, se transformen en cómicas, y otras dramáticas cruzado el límite del uso y abuso del alcohol o la cocaína, en patéticas. 

En conclusión, un despropósito de proyecto de principio a fin que ni entretiene, ni divierte, ni siquiera aplicando las más relajadas expectativas, con lo cual, abstinencia de visionado recomendada. 

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada