jueves, 4 de septiembre de 2014

Coherence (James Ward Byrkit)

Valoración:7/10

Un grupo de amigos, compuesto de diversas y variopintas parejas, se reúne tras tiempo sin verse para realizar una cena en la casa de una de ellas. La reunión se realiza bajo los auspicios de un fenómeno inusual, un cometa que cruza el firmamento sobre ellos. Sobre tan inusual circunstancia se habla (además de las arquetípicas conversaciones y rencillas propias de un reencuentro) y se narran , como si contando historias de terror estuvieran alrededor del fuego de un campamento, extraños acontecimientos, de dudosa veracidad, sucedidos en tiempos remotos al paso de anteriores cometas. Pero quizá haya más de cierto en esas narraciones de lo que esperaban, repentinamente todo queda en penumbra, y la normalidad se desvanece para ceder a una cadena de extraños y aterradores acontecimientos que pondrán su cordura y supervivencia en tela de juicio.

James Ward Byrkit dirige esta original propuesta cinematográfica por cuyo guión, también escrito por él, junto a Alex Manugian, recibió un merecidísimo galardón en la edición del festival de Sitges de 2013. Estamos ante una película pequeña, con unos elementos mínimos (ocho actores en un salón del que apenas salen) y un máximo de imaginación y creatividad.

“Coherence” brilla por la sabia forma en que lleva al espectador por un intrincado laberinto sin siquiera sacarlo de la inicial habitación, por cómo sabe crear la atmósfera primera de calmada tensión y, gota a gota, ir rellenando la copa de desasosiego en la audiencia para después, pincelada a pincelada, ir dejando pequeñas pistas, pequeños y confusos datos para que sea el espectador uno más en la reunión tratando de entender qué sucede, tratando de aportar su teoría y propuesta para acabar con la espiral de locura y, en última instancia, sobrevivir a una noche que parece eterna.

Conseguir tener éxito, con tan pocos ingredientes, resultando intensa y creíble no sería posible sin un matizado y buen trabajo del elenco protagonista. A este factor se suma una edición del film curiosa, llena de cortes en absoluto sutiles, como si la película nos entregara diferentes piezas de un puzle que somos hemos de recomponer. Pero sobre todas las cosas destaca un guión más que brillante, que se atreve a flirtear con la paradoja del gato de schrödinger con una sonrisa, y reviste en su forma una gran inteligencia y requerirá una alta dosis de atención e interacción con el espectador.

Una peli en absoluto fácil, pero sí altamente interesante. Un entretenimiento que es un reto a una audiencia demasiado acostumbrada a que le den todo hecho., recomendable para cinéfilos de mente inquieta.

Enoch
Trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada