jueves, 1 de marzo de 2012

Milagro - Kiseki (I Wish)

Valoración: 7/10

El director Hirokazu Koreeda, conocido por sus numerosas obras como “Still Walking”, “Hana”, “Nadie Sabe”…etc. Firma esta obra entrañable protagonizada por el dúo cómico infantil Maeda Maeda. Presentó su buen hacer en la 59 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en cuya sección oficial a concurso fue esta película una de las favoritas, sobre todo para el premio a su director, pero finalmente tuvo que conformarse con el premio a su guión.

La mágica historia de la película gira en torno a los dos niños protagonistas, dos hermanos que sufren la separación debido al divorcio de sus hacedores y ven cómo la distancia se abre entre ellos al ir uno a vivir a Fukuoka con la madre y el otro a Kagoshima con el padre. La comunicación entre ellos es continua y la voluntad de reunirse y conseguir que su familia vuelva a ser una única unidad es enorme. La solución a sus anhelos parece materializarse con la inminente apertura de la línea férrea que unirá las ciudades donde ambos habitan, pues una leyenda versa que, cuando los trenes en ambas direcciones se crucen un milagro puede ocurrir y los deseos verse cumplidos. Pronto comenzarán a urdir planes para hacer de este mito, una realidad.

“Kiseki” es una dulce fábula sobre la familia y los lazos que la unen, sobre la amistad, sobre los sueños. Una película cargada de sensibilidad pero alejada del melodrama y la lágrima fácil, libre de sentimentalismos inútiles y de moralejas ni valoraciones morales, pero más que capaz de conmover y emocionar, mas sin perder la sonrisa.

Un valor destacable de la película es su íntegro reparto (Ohshirô Maeda, Koki Maeda, Hiroshi Abe, Jô Odagiri, Yoshio Harada, Masami Nagasawa, Yui Natsukawa, Kirin Kiki, Isao Hashizume, Nene Ohtsuka) que realiza unas actuaciones dotadas de una naturalidad que traspasa la pantalla, que añade un plus de “verdad” a esta historia. Por supuesto, sobre todos ellos, los dos niños protagonistas y motor de la historia, consiguen una galería de matices en sus actuaciones que despiertan la empatía y complicidad del público desde la primera escena.

Si algo se puede decir en su contra es que el desarrollo, así como el desenlace, del film está alargado en exceso, y no siendo una historia demasiado compleja implica un ritmo tan pausado que puede llevar al espectador al tedio. Bajo mi opinión personal, y pese a valorarla, en su conjunto, como una buena película, opino que debiera ser más ágil y que contar lo mismo en un espacio de tiempo más reducido hubiera generado una mayor sensación de satisfacción a un espectro mucho más amplio de público. De cualquiera de las maneras, Koreeda vuelve a firmar un producto de calidad y demostrar su buen hacer para el cine. Interesante.

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada