jueves, 1 de marzo de 2012

Le Skylab


Valoración: 7/10

Julie Delpy, la actriz que ganara renombre internacional con films como “Antes del Amanecer” , “Antes del Atardecer” o “Tres colores:Blanco”, entre otras muchas, y demostrara su valía como directora con películas como “La Condesa”, “2 días en París”…etc presenta en la 59 edición del Festival de Cine de San Sebastián su obra “Le Skylab”, de la que también se erige como guionista. Un muy personal trabajo que le valió la mención especial del Jurado endicho certamen.

La película nos narra los recuerdos que surcan la mente de Albertine, una mujer a bordo de un tren acompañada de su marido y sus hijos. Viaja su mente a la infancia, cuando, a los diez años, realizó el mismo recorrido con destino Bretaña para asistir al cumpleaños de su tía Suzette donde se reúne toda la familia. En aquel momento de su niñez todos fantaseaban con el Skylab, la primer estación espacial americana, aunque, para algunos, representaba más una pesadilla temiendo que se estrellara sobre ellos…

“Le Skylab” es una película amable, que asienta sus pilares en la nostalgia del pasado recreando en esta familia, que pudiera ser cualquier familia de cualquier lugar, un ayer con el que resulta sencillo empatizar y recordar con una sonrisa en los labios.  Un aspecto a destacar de la producción, y uno de los más fundamentales, además del guión que hila toda relación y situación es la interpretación de todos los integrantes de esta alocada y a la vez normal familia: Lou Álvarez, Eric Elmosnino, Aure Atika, Noémie Lvovsky, Bernardette Lafont, Emmanuelle Riva, Vincent Lacoste, Marc Ruchmann, Sophie Quinton, Valérie Bonneton, Denis Menochet, Jean-Louis Coullo'ch, Michelle Goddet, Luc Bernard, Candide Sánchez, Karin Viard, Noah Huntley, y entre todos ellos, también la directora, Julie Delpy reviviendo, en cierta forma su propia historia personal a través de su actuación. El reparto coral destaca, tanto los adultos como los niños realizan un trabajo digno de elogio, sin duda.

El vestuario, los pequeños detalles de la ambientación , y sobre todo, la música, nos atrapan en este viaje en el tiempo y nos ubican perfectamente en la época. Quizás lastre al proyecto la falta de un hilo argumental más definido, un hilo conductor, y pueda quedar suspendida en el ambiente de la sala la sensación de no haber sido testigos de una historia con un principio y un final, sino de, al apagarse las luces, ver abrirse una ventana desde la que observar un tierno momento de un pasado no tan lejano y del que muchos, aún pueden recordar y añorar. Una comedia amena, bien interpretada y agradable de ver. Interesante.

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada