viernes, 26 de febrero de 2016

Dead Still - The Booth Brothers

Título original: Dead Still

Año: 2014
Duración: 94 min.
País: Estados Unidos

Director: Philip Adrian Booth
Guión: Philip Adrian Booth
Música: Christopher Saint Booth
Fotografía: Philip Adrian Booth

Reparto: Ray Wise, Ben Browder, Gavin Casalegno, Elle LaMont, Steffie Grote, Carrie Lazar, Toby Nichols, Han Soto, Lawrence Turner, Aspen Steib, Luke J. Watson, Corey Mendell Parker

Productora: Twintalk Entertainment / Spooked Productions / Alkali Digital

Un fotógrafo recibe una herencia, y entre los objetos que llegan a su poder, hallará una antigua cámara cargada de historia, pues el trabajo realizado con ella obtuvo renombre en la época victoriana al haberse utilizado para fotografiar a los difuntos y capturar así su esencia para siempre. Extraños sucesos que parecen ligados al hermoso artilugio comienzan a ocurrir, y no tardará el heredero, a través de las investigaciones a las que le conducen, en descubrir que esa lente reflejó la muerte, pero para ello robó la vida de aquellos a los que fotografió atrapándolos en una suerte de decadente purgatorio eterno...

Los hermanos Booth  tratan con esta película de crear un producto de estética gótica y oscura narrándonos una historia de misterio y muerte, pero el resultado de la amalgama de elementos utilizados en su creación nos lleva a un resultado que deja bastante que desear.

Una de sus flaquezas reside en lo mediocre del trabajo de su reparto, chirriando notablemente alguno de sus secundarios, incluso su protagonista, Ben Browder, al que recordaremos por sus viajes intergalácticos en la mítica serie Farscape, demuestra que con el paso de los años no ha mejorado (mas al contrario) su trabajo interpretativo, creando un personaje apenas verosímil con unas emociones de cartón piedra.

Lo visual es una de sus mejores bazas, creando unas atmósferas opresivas, cargadas de amenazantes tinieblas de otros tiempos, plagadas de criaturas de pesadilla. Sin embargo en esta vertiente tampoco tiene éxito, porque, pese a mostrar un notable trabajo de maquillaje en alguno de los "monstruos" mostrados, otros resultan mal realizados, factor que se agrava con la dudosa calidad de los efectos digitales que cubren cada escena de un halo desnaturalizado y artificial. Irritante es también el uso de una banda sonora de ínfima calidad y unos efectos de sonido exagerados y cargantes.

La historia, reflejada en el guión por los propios directores, pese a lo atractivo de su planteamiento, no está bien contada ni desarrollada, las piezas del puzzle encajan muy pronto y de forma muy previsible, guarda escasa sorpresa y se plaga de situaciones un tanto incoherentes donde se desarrollan unos diálogos prefabricados sin realismo alguno.

En conclusión, una película que dista mucho de ser aceptable pese al buen hacer de alguno de los trabajos de sus maquilladores y directores artísticos, al tambalearse en los más importantes pilares, el argumental e interpretativo. A evitar.

Enoch
Valoración: 2/10
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada