martes, 28 de febrero de 2012

Redención (Tyrannosaur)


Valoración: 9/10

Paddy Considine debuta en la dirección con una potente película que ha visto reconocidos sus méritos en diversos festivales, como Sundance, donde se alzó con el galardón al mejor director y recibió el premio especial del jurado además de sendos premios a sus protagonistas, así como en diferentes entregas de cinematográficos premios, como los British Indpendent Film Awards (donde ganó el galardón a mejor película, director y actriz) como en los BAFTA (mejor debut británico), entre otros…  todos y cada uno, a mi criterio, merecidísimos.

La película nos narra la historia de un hombre viudo, alcohólico, violento y amargado, Joseph, interpretado por Peter Mullan. Siempre enfadado consigo mismo y con cualquiera que se cruce en su camino, Joseph, por azares del destino, tendrá un altercado con una mujer religiosa y tranquila, Hanna. Hay burla hacia ella por su fe, por su paz… pero a medida que la relación entre los dos personajes se fortalece y profundiza, descubriremos que no sólo hay oscuridad en la vida del protagonista, sino que la soledad velada de ella y su dolor son de comparable intensidad a los que él declama en su violento día a día.

Una historia sencilla a la par que compleja en sus matices. Unos personajes estudiados hasta el más mínimo detalle, gesto y palabra, dibujados con maestría para lograr una empatía desgarrada con el espectador e interpretados por un Peter Mullan y una Olivia Colman que bordan unas actuaciones dignas de reverencia por su veracidad, autenticidad, entrega y potencia y que pienso no han sido tan reconocidas como debieran. Peter Mullan, al que conocemos por su faceta de director en “Neds” o “Las Hermanas de la Magdalena” (o como intérprete en la saga “Harry Potter”, “Hijos de los Hombres” o “Session 9”, entre otras) proyecta en su personaje de Joseph tanto dolor y violencia como aquellos que mostró en las películas de su propia creación, y Olivia Colman, conocida por su carrera televisiva y su más reciente aparición en “The Iron Lady” pega un salto cualitativo y cuantitativo hacia un impresionante papel, una interpretación, que marca, sin duda alguna, un antes y un después en su carrera cinematográfica.

La película, oscura y sombría, como la vida y mente de sus protagonistas, narra un drama, que de puro intenso en su fondo y formas, se torna apasionante thriller y mantiene al espectador impactado de principio a fin, implicado con la historia y sufriendo con cada giro de guión con sus protagonistas. Soledad, desesperanzada, desesperación… pero también entre las sombras más desgarradas reivindica la luz de un quizás, recuerda que aún en la desgracia hay quien nos acompaña en el viaje. Un cocktail pleno de una intensísima carga emocional que no abandona el pecho del espectador cuando las luces de la sala de cine se encienden y se regresa a la realidad, sino que se instala en el recuerdo… El trío Considine-Mullan-Colman impacta, y triunfa. Altamente recomendable.

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada