jueves, 22 de diciembre de 2011

Dream Home (Wai dor lei ah yut ho)


Valoración: 6/10

Desde Hong Kong y bajo la dirección de Pang Ho-Cheung (basándose en la historia de Ho-cheung Pang) llega esta sangrienta película sobre la especulación inmobiliaria a cualquier precio bien adecuada para los tiempos económicos que corren. Obtuvo en el Festival de Sitges el premio al mejor maquillaje, así como los máximos honores para su intérprete principal, Josie Ho, que obtuvo el premio a la mejor actriz… y el film, con todo ello, el pasaporte al circuito de festivales de género, claro está.

“Dream Home” nos cuenta la historia de una mujer que desde su infancia vivió frente al puerto de Hong Kong, Victoria Bay… pero pronto el lugar, de inigualable ubicación y vistas, es víctima de los depredadores inmobiliarios que expulsan, expropian y trabajan sin descanso hasta lograr las demoliciones necesarias en dicho emplazamiento para levantar un gran complejo residencial. La película nos narra la odisea de dicha mujer, su expulsión, y su empeño para lograr conseguir regresar al lugar donde habitó de niña. Sus primeros esfuerzos llenos de honradez, trabajo… y tras el fracaso, y tomando las mismas armas que los especuladores, mediante unos medios mucho más… truculentos.

El film, que no sólo tiene su pilar en la notable interpretación de Josie Ho, sino que se asienta sobre un guión, que por su temática y giros argumentales, resulta ameno e interesante, cautiva el interés por su mezcla de actualidad con crítica social y sangre a raudales. Es “Dream Home” una película pensada, bien pensada y efectivamente presentada.

Si algo puede decirse en su contra es quizás el sobre uso del recurso de los flashbacks para enmarcar la historia de la protagonista, incluyendo, incluso, recuerdos dentro de los recuerdos… un laberíntico puzle que puede llegar a perder al espectador, si no a aburrirle. Igualmente el radicalmente opuesto talante de sus ingredientes, el más puro drama con el más puro gore puede alejarlo de parte de la audiencia más purista que pueda encontrarla demasiado sangrienta (si hablamos de los amantes del drama) o demasiado aburrida (si hablamos de los amantes del gore), no obstante, y a mi personal parecer, observándola con la mente abierta y sabiendo disfrutar de cada parte en su medida, pienso que obtiene un correcto equilibrio como resultado, y que esta misma dualidad de géneros le aportan un plus de interés. Si bien no estamos ante una joya, sí que es recomendable no dejar pasar este pedazo de interesante celuloide.

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada