sábado, 12 de marzo de 2016

I-Lived - Franck Khalfoun

Título original: I-Lived

Año: 2015
Duración: 97 min.
País: Estados Unidos

Director: Franck Khalfoun
Guión: Brian Breiter, Franck Khalfoun
Música: Mathieu Carratier, Greg Taieb
Fotografía: Christopher LaVasseur

Reparto: Jeremiah Watkins, Brian Breiter, Jan Broberg, Shannon Collis, Josh Cowdery, Nic D'Avirro, Luis Fernandez-Gil, Jonathan M. Howard, Christopher Mena, Koral Michaels, Maja Miletich, Elaine Partnow, Thomas Payton, Sarah Power, Ron Reznik

Productora: Bleiberg Entertainment / Ministry of Content

Un joven pasa una mala racha, ha sido abandonado por su novia y no tiene medios para pagar el alquiler de la casa donde habita. Dedica su tiempo a realizar vídeos reseñando aplicaciones para dispositivos móviles, y en esa actividad dará por casualidad con una que captará su atención llamada "I-Lived". Esta app consiste en la fijación de personales metas de cualquier tipo y su utilidad es cómo ella guía al usuario para conseguir sus objetivos. Todo comienza como un tonto juego, pero esa lámpara mágica digital para la consecución de sus deseos pronto comenzará a realizar macabras exigencias para entregar las suculentas recompensas.

Franck Khalfoun, el director de Parking2 o el interesante remake de "Maniac" dirige esta sencilla producción que se sustenta sobre una premisa argumental más que interesante que pese a su aparente sencillez tiene diversas capas de reflexión moral que van más allá del mero entretenimiento.

Sin grandes artificios formales ni en sus efectos, ni en su puesta en escena, ni tampoco en la labor de sus intérpretes (factor que hubiera sido deseable que estuviera más trabajado para dar más potencia a la narrativa) nos arrastra por su relato sobre la humana avaricia y el innato rasgo de relativizar los medios para conseguir un anhelado fin.

Lejos de sus desaciertos formales, su argumento y guión es de lo más atractivo, realizando una ácida caricatura de una juventud esclava de las tecnologías y el ostracismo al que ese hecho les arrastra así como a la superficialidad de las relaciones a las que este modus vivendi lleva. Acertado igualmente es el juego de palabras de su título y nombre de la aplicación sobre la que gira, que leído al revés resulta "Devil" (Diablo), como ese ente que desde más allá de la pantalla nos observa y conoce nuestras virtudes y defectos, fortalezas y debilidades a través de nuestras publicaciones e interacciones a través de las redes.

En conclusión, una película muy sencilla cimentada sobre una buena idea que sin grandes recursos nos entretiene durante su hora y media de duración y da para activar las neuronas más allá del mero divertimento. Aceptable.

Enoch
Valoración:5/10
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada