miércoles, 30 de septiembre de 2015

Regresión - Alejandro Amenábar

Título original: Regression
Año: 2015
Duración: 106 min.
País: España

Director: Alejandro Amenábar
Guión: Alejandro Amenábar
Música: Roque Baños
Fotografía: Daniel Aranyó

Reparto: Ethan Hawke, Emma Watson, Aaron Ashmore, Devon Bostick, David Thewlis, Dale Dickey, Aaron Abrams, Adam Butcher, David Dencik, Kristian Bruun, Matija Matovic Mondi, Janet Porter, Goran Stjepanovic

Un taciturno detective se encargará de investigar una situación de abusos a una adolescente por parte de su padre. En apariencia es un asunto sencillo, pero cuanto más se acerca a la verdad, más oscuras son las revelaciones, pues el caso no parece ser más que la punta del iceberg de una red de cultos satánicos y misas negras que incluyen violaciones y sacrificios humanos. Muchos de los implicados no niegan su participación, pero sí el recuerdo de la misma, será entonces cuando el detective, totalmente obsesionado por los hechos, solicite la ayuda de un psicólogo experto en la técnica de regresión para volver, con aquellos que lo han vivido, al infierno de su memoria negada... pero nadie está preparado para lo que ese viaje representará.

Alejandro Amenábar (Tesis, Los Otros...) vuelve a la actualidad tras haber pasado años sin dirigir película alguna (desde Ágora) y lo hace regresando al género que le dio la fama, el thriller psicológico con tintes de terror. Tan esperado retorno le ha valido el pase a inaugurar la 63 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián y le asegura el lleno en las salas.

Muchas son las virtudes de esta cinta, que en sus turbias y oscuras formas recuerda al ambiente respirado en series como True Detective y en su narrativa se acerca al estilo de Fincher o M. Night Shyamalan, pero en todo momento manteniendo su carisma propio y personalidad. Tanto su perturbadora y opresiva fotografía, como su ambientación musical y dirección artística saben encaminar el ánimo de la audiencia, haciendo tan turbia la realidad mostrada como terrorífico el viaje a los recuerdos y pesadillas.  Igualmente trabajado me parece su guión, de varias capas, que permite al espectador, o quedarse con el entretenimiento y misterio puro y duro, o excavar bajo su superficie analizando el drama que envuelve a los personajes y su culpa.

De subrayar me parece el trabajo de sus dos protagonistas, tanto Ethan Hawke, como el atormentado y obsesionado detective, como Emma Watson encarnando a la víctima de los fatídicos hechos, están brillantes y crean unos personajes llenos de claroscuros que cambian y evolucionan a lo largo de la película. No por ello es menos destacable el trabajo de la galería de secundarios que les rodean y enmarcan la historia, todos ellos consiguen dar credibilidad y potencia a sus intervenciones, resultando, más de uno, realmente inquietante.

Amenábar mantiene su sello pero evoluciona con "Regression" (lo que le ha traído más de un detractor) y se desmarca de sus films anteriores. La película, que comenzó siendo un proyecto más centrado en el terror y estudio de la influencia de la figura del demonio en EEUU en la sociedad, y terminó girando hacia el thriller psicológico con reminiscencias al que tanto éxito tuvo en los noventa, logra finalmente un equilibrio que hace de ella una experiencia incómoda e inmersiva. Una propuesta más que interesante y un digno retorno del afamado director, una película que entretiene y atrapa a partes iguales. Recomendable.

Enoch
Valoración:7/10
Trailer:

4 comentarios:

  1. A mí, aunque me gustó, no acabño de convencerme del todo. Quizás sea por al espectativas. Ahora, la música me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que está despertando reacciones de lo más dispares, y eso siempre es un gusto para el debate cinéfilo!

      Eliminar
  2. Gran película, mejor reseña, comparto todo lo que dices, menos mal, creía que era el único que le había sacado jugo a lo nuevo de Amenábar :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de coincidir una vez más, compañero! ;)

      Eliminar