viernes, 8 de julio de 2011

Insomnio, Insomnio...


El sueño es el héroe olvidado y el médico del pobre. Shakespeare decía que es el hilo que teje la compleja manga del bienestar. Napoleón lo llamaba el bendito colofón de la noche, y Winston Churchil (uno de los grandes insomnes del siglo XX), decía que el sueño era lo único que aliviaba sus profundas depresiones, todas estas citas se reducen a lo mismo; no hay nada en el mundo que pueda compararse a  dormir bien.

Mucha gente muere por falta de sueño, aunque el forense suele certificar Muerte por suicidio en lugar de insomnio. El insomnio y el alcoholismo tienen mucho en común, pero lo más importante es que ambos son enfermedades del corazón y la mente, y si se permite que siga su curso, por lo general destrozan el espíritu mucho antes de llegar a destruir el cuerpo.

 Así que dormid, dormid y soñad, pero cuidado con lo que soñáis porque podría hacerse realidad...

N.o.e.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada