miércoles, 25 de julio de 2012

Silent House (La casa Silenciosa)

Valoración: 7/10

Chris Kentis y Laura Lau firman la dirección de uno de los escasos remakes cuyo visionado merece la pena e incluso enriquece la propuesta original. "Silent House" versiona la película de terror de  Uruguay "La casa Muda", dirigida por Gustavo Hernández con un guión de Oscar Estévez que participó en el festival de Sitges de 2010 presentando un tipo de filmación de "cámara en mano" novedoso, donde el espectador vivía las desventuras de la protagonista prácticamente en primera persona desde el primer al último fotograma rodado de un único plano, sin cortes, sin respiro. La nueva versión asume y depura la técnica, enriqueciéndola con una fotografía de alta calidad de Igor Martinovic que ni marea ni cansa a la audiencia pero sigue manteniendo el trasfondo hiper realista y sabe jugar con luces y sombras e inquietar más con lo que sugiere o hace temer que con lo que realmente muestra.

De una forma similar a su predecesora, "Silent House" nos cuenta la historia de una joven y su padre que acuden a una casa de campo, perdida y sin vecinos cercanos, para terminar la mudanza y ejecutar labores de restauración para proceder a la venta del inmueble. Allí se unirán al tío de la joven, que les ayuda en la tarea, y ella  reencontrará amistades de la infancia... Cae la noche, les cerca la oscuridad, y sombras del pasado y el presente se cernirán sobre ellos haciendo que las horas de tinieblas sean las más largas y aterradoras de su existencia.

"Silent House" se suma al carro de unas formas de cine ya un tanto manidas (retomando los recursos de "Paranormal Activity" o "Rec", entre otras), tira de un recurso en sobreuso, como utilizar en su marketing el factor de estar inspirada en un acontecimiento real y se suma a la ecuación el ser un remake. Pero pese a todo ello logra sorprender y agradar y ello viene dado tanto por una forma de contar los hechos de una forma diferente, intrigando a aquellos que ya visitaron el producto original, introduciendo nuevos personajes y situaciones, como por la gran fotografía ya comentada, y sobre todo, por estar a la cabeza del equipo de actores una Elisabeth Olsen que se erige como una auténtica reina del grito. Su papel en "Martha, Marcy, May, Marlene" ya resultó inquietante, y todo su potencial aterrador se desata en esta producción de terror donde sus miradas, gestos y temores se consiguen transmitir al espectador creando una creciente sensación de inquietud y continua anticipación a sobresaltos que ocurren... o no.

En su contra apuntaría quizás únicamente una serie de aportaciones de guión, de pistas entregadas al espectador a lo largo de su metraje, que resultan demasiado obvias, demasiado claras y pueden estropear más de una sorpresa. Si en algo resulta mucho mejor la original es en este aspecto, en mantener a la audiencia en la constante interrogante, elucubrando lo que se oculta tras cuanto acontece en la película hasta su esclarecedor final. No olvidemos que "Silent House" es más un film de terror psicológico que visual, con lo que el factor de aspectos predecibles, o mantener al espectador más ocupado intentando comprobar si sus teorías según las pistas son correctas, resultan menos efectivos que tenerlo simplemente sufriendo o esperando cualquier tipo de sorpresa, desde la más mundana hasta la más sobrenatural.

De cualquier manera, es esta película un producto de calidad, un remake que si bien quizás no era necesario, sí que resulta altamente disfrutable para todos aquellos que amen las películas que retan los nervios y nos mantienen agarrados a la butaca de principio a fin. Recomendable.

-Enoch-


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada